.
 

Oráculos


Las personas que tienen capacidad de mirar el futuro y saber cuáles son los peligros y beneficios que están por venir, funcionan como oráculos, es decir, son videntes. También existen ciertos lugares en el mundo que le permiten a la persona tener una relevación o epifanía.

Este lugar, que puede ser un templo o monumento natural, se transforma de tal manera que brinda respuestas a los seres que hacen la consulta. Básicamente el oráculo le da respuesta a la pregunta que realiza un individuo.

Esta pregunta no debe ser tan profunda. La respuesta será dada por una persona o a través de un medio determinado por el mismo oráculo. También existe la interpretación de las señales exteriores. Los libros sagrados conservan testimonios de personas que fueron oráculos y lugares. 

Los oráculos poseen cinco modalidades. La primera es la del sí y el no. En este caso el oráculo o la persona que interviene como sistema ocular responderán de manera afirmativa o negativa la pregunta que se le formule.

Luego aparecen los símbolos esotéricos de la antigüedad, descifrados a través de un lenguaje sagrado que corresponde al cosmos.

Los distintos tipos de Oráculos


Los distintos tipos de Oráculos

Los sistemas de adivinación usados en la antigüedad son aquellos que han sido consultados desde las eras pasada.

En la actualidad existen diversos oráculos antiguos que se utilizan. También existe la adivinación vía Tarot que se ha convertido en una modalidad tradicional, muy utilizada por las brujas o expertas en esoterismo. Los sistemas de óraculos simples son aquellos donde la respuesta es positiva o negativa.

Estos oráculos serán utilizados en un momento donde la persona solo necesita una respuesta de esta tipología. El famoso método de arrancar los pétalos de rosa mientras se afirma el amor o se niega es un sistema oracular simple.

El sistema oracular complejo permite dar una respuesta positiva o negativa pero al mismo tiempo explicará razones o causas de la respuesta. Es así como un oráculo tiene la capacidad de predecir una catástrofe.

No solo se trata de responder de manera sencilla sino vaticinar profecías. Lo cierto es que los Oráculos se han desarrollado a lo largo de la historia, logrando una identidad en el pensamiento popular.