.
Brahmari: Calma tu mente con la práctica de la poderosa respiración de la abeja

Brahmari: Calma tu mente con la práctica de la poderosa respiración de la abeja

La brahmari, conocida también como respiración de la abeja, es uno de los ejercicios respiratorios que forman parte del Pranayama (el arte del control de la respiración, dentro de la tradición del Yoga).

La técnica recibe el nombre de respiración de la abeja porque durante la exhalación, el ejecutante debe pronunciar el mantra OM, con la boca cerrada, lo que produce un sonido similar a un zumbido.

En las doctrinas de origen budista e hinduista, la silaba OM es considerada sagrada, ya que representa el sonido generado en la creación del Universo, la manifestación original de la Vida.

Al incluir el OM en la ejecución de la respiración brahmari, el practicante conecta con la fuerza del sonido (producido internamente), ampliando la percepción y facilitando el ingreso al estado meditativo.

Enfocarse en el zumbido, generado durante la respiración de la abeja, disminuye el ruido mental (confusión) y permite al individuo relajarse, aliviando las secuelas de emociones y sentimientos negativos (estrés, ansiedad, depresión, ira).

La práctica constante de la respiración brahmari actúa sobre el cuarto chakra (Anahata/ centro cardíaco) armonizando las energías presentes; además ayuda al sujeto a conectarse con su esencia, y mejora la concentración.

En general, la respiración de la abeja puede ser realizada por cualquier persona, a excepción de pacientes de infecciones de los oídos (otitis).

El ejercicio debe ejecutarse siempre en posición sentada, y sin forzar la capacidad pulmonar.

¿Cómo realizar la respiración brahmari?


brahmari

Como en todos los ejercicios de Pranayama, la respiración brahmari encierra distintos niveles de dificultad, que serán experimentados por el practicante conforme avanza en la disciplina.

La supervisión de instructores calificados es una herramienta que debe tomarse en cuenta, si desea involucrarse en el Yoga o actividades del Pranayama. Tener un guía, garantiza que la actividad estará alineada con el estudiante.

En el nivel básico de brahmari, el individuo debe sentarse de forma cómoda, en una silla o en el piso, manteniendo la columna recta y los ojos cerrados. Realiza algunas respiraciones profundas para preparar el organismo.

Toma una inspiración profunda y retén el aire, mientras contraes la garganta (jalandhara banda) y la región anal (mula bandha), durante 5 segundos. Finalizado este período de tiempo, relaja la zona anal y después la garganta.

Levanta los brazos y tapa los agujeros de los oídos, utilizando la yema de los dedos pulgares de ambas manos. Los dedos restantes pueden descansar sobre la cabeza, o el rosto (con los ojos cerrados).

Espira (despacio) por la nariz, mientras con la boca cerrada (los dientes ligeramente entreabiertos) entonas el mantra OM produciendo un sonido similar al zumbido de las abejas.

Enfoca la atención en el sonido. Finalizada la exhalación, destapa tus oídos y coloca las manos sobre las rodillas. Esto constituye un ciclo de brahmari. Las inspiraciones y exhalaciones deben ser suaves, sin forzar los pulmones.

Para iniciar la práctica de la brahmari se recomienda hacer entre 5 a 10 ciclos por sesión, cantidad que irá aumentando (paulatinamente) hasta los 30 ciclos, de acuerdo con la  destreza del estudiante.

Recuerda que si en algún momento te sientes mareado o confuso, debes parar la actividad y retomar tu ritmo normal de respiración.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices