.
Purifica el aura con la práctica del nadi shodhana

Purifica el aura con la práctica del nadi shodhana

El nadi shodhana es una de las técnicas de respiración, que forma parte de los ejercicios de purificación energética y concentración, preservados por la antigua tradición yoguica bajo el nombre de Pranayama.

Conocido también como nadi shuddhi o respiración alternada, el nadi shodhana combina secuencias de inhalación y exhalación, sustituyendo regularmente la fosa nasal que se utiliza en el proceso.

De acuerdo con practicantes y maestros del yoga, la ejecución de este ejercicio de respiración alternada, permite limpiar los cuerpos sutiles (aura), además de equilibrar los meridianos energéticos del cuerpo y los nadis principales.

Los nadis son los canales que conducen la energía vital (prana), a través del individuo. Los nadis principales son Sushumná (alineado con la columna vertebral), Ida (representación de lo femenino) y Pingalá (lo masculino).

Ida y Pingalá se encuentran entrelazados entre sí, con Sushumná en el centro. Esta disposición recuerda el legendario símbolo del Caduceo (dos serpientes enlazadas en una vara), asociado al dios griego Hermes.

La respiración nadi shodhana actúa directamente sobre Ida y Pingalá, balanceando las energías masculinas y femeninas presentes, armonizando los opuestos y facilitando la absorción de prana.

Al ser un ejercicio que requiere realizar actividades cruzadas (aspirar con una fosa nasal y expirar con la otra), el nadi shodhana es considerado una actividad de gimnasia cerebral, que ayuda a trabajar ambos hemisferios cerebrales.

Otros beneficios asociados a esta práctica, comprenden:

  • mayor concentración;
  • sensación de paz interior;
  • vitalidad física;
  • reducción del estrés;
  • liberación de bloqueos energéticos;
  • y regulación de la frecuencia cardíaca.

¿Cómo realizar el nadi shodhana?


nadi shodhana

Al igual que en otros ejercicios de Pranayama, la práctica del nadi shodhana puede representar un riesgo de hiperventilación, para los ejecutantes no habituales de ésta u otras técnicas de respiración consciente.

Por lo que se recomienda iniciar las actividades bajo la supervisión de un instructor calificado, que diseñará el plan de trabajo según las condiciones y necesidades del estudiante.

Esta técnica de respiración cuenta con varios niveles de dificultad, que deben ser superados por el ejecutante, uno por uno, con el propósito de avanzar en el perfeccionamiento del ejercicio.

En la práctica del nadi shodhana, el nadi Ida (lo femenino/la Luna) está asociado con la fosa nasal izquierda; mientras que Pingalá (lo masculino/ el Sol) se vincula con el conducto nasal derecho.

En el primer nivel de la técnica, el practicante debe seleccionar un lugar en el que no pueda ser molestado, por espacio de unos 10 minutos. Luego procede a sentarse cómodamente (en el suelo o una silla), con la espalda recta.

Respira con normalidad, durante un breve período de tiempo. Después, deja la mano izquierda sobre la rodilla izquierda. Puede dejar esa extremidad, descansando en la zona elegida, o realizar un mudra con ella.

Si se inclina por la opción del mudra, se recomienda el jnana mudra (jñana o gyan mudra), que consiste en unir las puntas de los dedos índice y pulgar (haciendo un círculo), mientras los otros 3 dedos se mantienen extendidos. La palma de la mano apunta hacia arriba.

Para realizar el ejercicio de nadi shodhana, la mano derecha puede asumir una de las siguientes posiciones: el mrigi mudra o el nasagra mudra.

Los mudras del nadi shodhana

En la primera opción (mrigi mudra), se coloca la palma de la mano derecha frente al rostro: el pulgar presiona (suavemente) el conducto nasal derecho, mientras que los dedos meñique y anular cierran la fosa izquierda.

En este gesto manual, los dedos medio e índice se mantienen doblados sobre la base del pulgar. Por otra parte, para la ejecución del nsagra mudra también debe situarse la mano frente a la cara.

Luego, coloca las puntas de los dedos índice y medio sobre el entrecejo (estimulando el Tercer Ojo). Al mismo tiempo, el pulgar cierra la fosa nasal derecha, y los dedos anular y meñique oprimen el conducto nasal izquierdo.

Una vez elegido el mudra que se ejecutará con la mano derecha, se procede a tapar el conducto nasal derecho, mientras se libera el izquierdo. Inspire por la fosa izquierda, ciérrela con los dedos, y expire por la derecha.

Posteriormente, inspire por el conducto nasal derecho, ciérrelo con la ayuda de los dedos y expire por la fosa nasal izquierda. Completar la respiración alternando ambas fosas, comprende un ciclo simple de nadi shodhana.

Cada sesión contiene unos 10 ciclos, desarrollados a lo largo de 10 minutos o menos. La exhalación siempre será más prolongada que la inhalación. Es importante no forzar el proceso (fluya con suavidad).

Tampoco respire por la boca, pues inutilizaría la función del ejercicio. Los dedos sobre la nariz deben reposar en la zona, no presionar con fuerza. Realiza las prácticas en ayunas, o tres horas después de la última comida.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices