.
Yesale:  Dios que regocija

Yesale: Dios que regocija

El Ángel Yesale rige durante los días 18 de enero, 1 de abril, 13 de junio, 25 de agosto y 6 de noviembre. El mejor horario para convocarle,  las 4:00 y las 4:20 a.m

  • Planeta: Júpiter
  • Metal: Estaño
  • Piedra: Zafiro

Lee también: Oración al ángel de la guarda de una persona

Cualidades de Yesale


A Yesale siempre se le vincula con todo tipo de sentimientos positivos.  El amor es su sentimiento favorito. Se le invoca en todo momento para hacer retroceder a los enemigos.

  • Proporciona consuelo en todos los momentos de aflicción de las personas.
  • Logra que el pensamiento y la razón se posicione sobre las pasiones.
  • Permite marcar la diferencia entre lo antiguo y lo nuevo como muestra de lo que está muriendo y lo que está por nacer.

Se dice que los nacidos bajo la influencia de Yesale son seres calculadores, fríos, pacientes, capaces de asumir una actitud paciente pese a cualquier tipo de adversidad.

También se distinguen por ser muy realistas y certeros en sus apreciaciones. Fieles por naturaleza y por convicción, sus allegados jamás conseguirán que una traición provenga de un protegido de Yesale.

Siempre ocuparán cargos de liderazgo y dirección gracias a la gran confianza que inspiran.

La literatura es un área atractiva para los protegidos por Yesale. Los sentimientos sublimes que le distinguen, harán que plasmen con palabras todo el torbellino de emociones que tiene en su interior.

Otras profesiones con buenas perspectivas para Yesale son músico, escritor, librero, editor o diseñador gráfico.

Yesale concede abundancia financiera, por lo que el dinero no será nunca un problema. Gracias a esto, podrá viajar sin ningún tipo de preocupación por los recursos.

Las enfermedades relacionadas con los ojos, son protegidas.

Los nacidos con la influencia de este ángel, son personas arriesgadas aunque no por ello se deslida de lo tradicional. En las relaciones de pareja, buscan un complemento y no una pareja, que le robe su libertad.

Oración a Yesale


Yezalel, Dame, Señor, la justa medida de tus virtudes, de manera que ni mi razón sea el juez absoluto de todos mis actos, ni mi imaginación pretenda ser dueña y señora de mi vida.

Haz que mis deseos acepten los mandatos de mi mente y que la fidelidad reine entre las distintas tendencias encerradas en mi ser.

Ayúdame, Señor, a recordar las conquistas morales de mi pasado, y cuando mi alma se proyecte al mundo,

no permitas que exprese el error y la mentira.

Que pueda ser, Señor, el emisario convincente de Tu eterna Verdad.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.