.
Aprende a utilizar los Anclajes de la PNL

Aprende a utilizar los Anclajes de la PNL

La Programación Neurolinguística (PNL) es una técnica que trabaja el desarrollo personal y la manifestación del verdadero potencial del individuo, tomando como punto de partida la relación existente entre pensamiento, expresión y comportamiento.
 
Una de las herramientas más fascinantes, que utiliza la PNL para vencer los patrones de conducta negativos, es la creación de Anclajes, enraizados en estados emocionales positivos (serenidad, confianza, alegría, etc.).
 
Los anclajes son elementos, generalmente gestuales, que conectan al sujeto con una emoción positiva, a fin de proyectar la sensación de armonía en el momento presente, cuando realmente se necesita.
 
Esta herramienta de PNL está basada en la Ley del Reflejo Condicional o Condicionamiento Clásico, formulada en el año 1901 por el científico y fisiólogo ruso Iván Pávlov (1849 -1936).
 
El Condicionamiento Clásico plantea un modelo de aprendizaje por asociación, donde todo estimulo está vinculado a una respuesta. Aunque Pávlov realizó sus experiencias con perros, estudios científicos posteriores descubrieron respuestas en humanos, que siguen los principios de la Ley del Reflejo Condicional. 

Lee también: Descubre el Sistema de Sanación Shoen
 

Tipos de Anclajes


En la PNL, los Anclajes se asocian con estímulos sensoriales, es decir están relacionados a los 5 sentidos físicos (oído, vista, olfato, gusto y tacto) y la memoria del sujeto.
 
Un ejemplo de ello son los momentos cuando al escuchar una canción evocas una situación que te aconteció, o bien al captar el aroma del perfume de un ser querido, te transportas al momento que compartiste con él o ella.
 
Con esto podemos llegar a la conclusión de que además de estar relacionados con los 5 sentidos y la memoria, los Anclajes también pueden de ser de tipo positivo o de tipo negativo, dependiendo de la sensación que produzcan.
 
Un Anclaje positivo trae consigo emociones y pensamientos alegres, que ayudan al individuo a sentir un mejor dominio de sí mismo y con mayor motivación para alcanzar sus objetivos.
 
Por el contrario, un Anclaje negativo atenta contra la confianza interior y llena al sujeto de miedo hacia el futuro. Es una fuerza adversa que produce sensación de impotencia y desamparo.

 

¿Cómo realizar Anclajes?


Los Anclajes de PNL trabajan en base a repetición, es decir, debes repetir el elemento varias veces hasta que se encuentre asentado (anclado) en la memoria. Tiene que ser un elemento único, no puedes emplear el mismo Anclaje para distintas emociones. Un anclaje, una emoción.
 
El primer paso para la creación de anclajes es escoger la emoción o estado anímico que deseas manifestar (alegría, serenidad, confianza, etc.). Después elige el estímulo asociado a la sensación que deseas conseguir.
 
Recuerda que pueden ser estímulos visuales, olfativos, gustativos, táctiles o auditivos, y que igualmente pueden ser internos (recuerdos, visualizaciones) o externos (una fotografía, una canción, un aroma).
 
Identifica una experiencia en que el estímulo se vincule con la emoción que deseas proyectar, en caso de que no recuerdes ninguna o no la hayas vivido, puedes visualizarla con detalle.
 
Cuando identifiques la situación o recuerdo que se corresponda con la emoción y el estímulo, desarrolla tu propio anclaje, puede ser algo tan simple como tocarte el dedo meñique o alguna otra parte de tu cuerpo.      
 
Repite la experiencia, hasta que el anclaje genere una respuesta positiva automática en tu estado anímico. Una vez anclado el estímulo, verifica su funcionamiento, visualizando una situación en la que lo utilizarías.
 

Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.