.
Turquesa: la piedra de la alegría y el bienestar

Turquesa: la piedra de la alegría y el bienestar

La turquesa es un mineral (fosfato de aluminio y cobre) reconocido en el mundo esotérico por sus propiedades, relacionadas con la atracción del amor, el dinero, la buena suerte y el valor.

De la misma forma, se le considera una piedra de protección, especialmente para aquellos que trabajan en el área del transporte, o deben viajar de forma constante, por uno u otro motivo.

En las terapias alternativas de sanación holística, la turquesa es vinculada con el quinto chakra (Vishuddha), que rige la zona de la garganta, y es utilizada para lograr el equilibrio del centro energético de la comunicación.

En la astrología, la turquesa es asociada con los planetas Venus y Neptuno, además del elemento Tierra. Esta piedra posee afinidad con Acuario, Sagitario y Libra, aunque puede ser usada por los nativos de otros signos.

Lee también: Piedras de protección para los 12 signos del zodíaco

Propiedades de la turquesa


La turquesa es una piedra receptiva. Las personas interesadas en el trabajo de conciencia suelen emplearla en la práctica de la meditación, dado que propicia la concentración, la serenidad y la relajación.

Igualmente, facilita los procesos creativos; ayuda obtener equilibrio espiritual; fortalece la autoestima; contrarresta patrones de sabotaje interno; y favorece las acciones de realización personal.

Se dice que una turquesa, obtenida como obsequio, augura alegría y bienestar al propietario. Puedes adquirir esta piedra en tiendas esotéricas o especializadas en sanación holística.

Ritual de la turquesa para atraer dinero


El escritor y especialista en Magia Natural, Scott Cunningham (1956 – 1993), en su libro “Enciclopedia de Cristales, Gemas y Metales Mágicos” (2005), recomienda un breve ritual para atraer el dinero, utilizando una piedra de turquesa.

Tres días después de la Luna Nueva, cuando empieza verse la Luna Creciente en el cielo, coloca una turquesa en el centro de la palma de la mano izquierda y cúbrela con tu mano derecha (ambas manos deben estar extendidas).

Visualiza el dinero manifestándose en tu vida. Finalizada la visualización, mira en dirección a la Luna (antes de ese momento debes mantener la vista sobre la turquesa y tus manos).

Después de mirar a la Luna, separa las palmas de tus manos (de inmediato) y concentra tu mirada en la turquesa, durante unos minutos. Posteriormente, guarda la turquesa en tu cartera o donde acostumbres tener el dinero.

Recuerda que antes de usar la turquesa u otro cristal en cualquier tipo de ritual, debes limpiarlo de remanentes energéticos, cargarlo de poder y programarlo con la intención que le darás.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.