.
Tsai Shen, el dios chino de la prosperidad y la riqueza

Tsai Shen, el dios chino de la prosperidad y la riqueza

Tsai Shen, o Cai Shen como también se le conoce, es el dios de la riqueza y la prosperidad para el pueblo chino, además de una deidad reverenciada por seguidores del Taoísmo y algunas corrientes del Budismo.

No existe una teoría unificada de si Tsai Shen fue un personaje histórico real (posteriormente divinizado), o si se trata de un mito. Algunas fuentes aseguran que su leyenda, reúne hechos de la vida de muchas personas.

La historia más difundida es que se trataba de un poderoso general, que traicionado por intereses mezquinos de terceros, logró escapar de la muerte (acompañado por su familia), gracias al apoyo de sus seguidores.

Años después, luego de su deceso, Tsai Shen fue divinizado (convertido en deidad) y designado por Buda como el distribuidor de las riquezas y la prosperidad, entre la gente de la Tierra.

Se dice que si invitas a Tsai Shen a tu hogar nunca te faltará la buena fortuna, por lo que es un elemento apreciado en los estudios de Feng Shui. Es común, tener dos ejemplares de la deidad: una en la casa y otro en la oficina o negocio.

Lee también: ¿Sabes cómo crear tu mapa del tesoro?

¿Cómo es Tsai Shen?


tsai shen

El dios Tsai Shen suele ser representado montando un tigre, y llevando en sus manos un lingote de oro, una vasija repleta de riquezas o la piedra filosofal. A pesar de su aspecto fiero, se le conoce como un ser compasivo.

En la práctica del Feng Shui, la imagen de Tsai Shen es colocada en la entrada (del hogar u oficina). También, siguiendo la estructura del Mapa Bagua, puede ser ubicada en la zona de los benefactores, o en la de salud y familia.

Una creencia popular afirma que esta deidad, no sólo atrae las riquezas materiales, sino que protege a su portador contra los efectos de los desastres naturales, además de evitar que los negocios quiebren por deudas.

Asimismo, se asegura que donde entra el dios, lo acompaña su esposa Tsai Mu, también llamada la madre de las riquezas, quien protege los recursos económicos y combate el despilfarro.

La deidad china de la riqueza y la prosperidad, dirige un gran número de dioses que trabajan por el aspecto económico (como el dios de las monedas), y la abundancia de sus seguidores.

La tradición narra que Tsai Shen baja a la Tierra, durante la celebración del Año Nuevo chino, por lo que los creyentes lo honran encendiendo varillas de incienso. La divinidad asciende a los cielos, al segundo día del nuevo año.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices