.
Estados alterados de Conciencia: el trance

Estados alterados de Conciencia: el trance

El trance es un momento psicológico temporal, que desconecta al individuo de su realidad, colocándolo en un estado intermedio entre la vigilia y el sueño, calificado por muchos como semi-inconsciencia.
 
La naturaleza de este fenómeno modifica la conciencia del sujeto, su condición fisiológica, capacidades cenestésicas (percepción del propio cuerpo, sin involucrar los sentidos), y habilidades del sistema nervioso autónomo.
 
Los efectos del trance han sido estudiados por comunidades científicas y religiosas del mundo, durante siglos, los primeros para investigar su conexión con el inconsciente y los segundos en su búsqueda de la Iluminación.
 
Además de aumentar la actividad cerebral, el trance produce otros efectos notorios, tales como:

  • Ralentización del parpadeo, el ritmo cardíaco, la respiración, la deglución, los movimientos del cuerpo  y los reflejos.
  • Las pupilas se contraen 
  • El individuo puede desarrollar una alta sensibilidad corporal o anularla 
  • Memoria, percepción y atención resultan visiblemente alteradas, produciendo en algunos casos alucinaciones y distorsión de la relación tiempo – espacio 

Lee también: Mindfulness ¿Por qué lo necesito?
 

¿Para qué es útil el trance?


Desde el punto de vista esotérico los estados alterados de conciencia, en especial el trance, son utilizados para lograr la conexión con la espiritualidad interior o la Divinidad, seres en otra dimensión (como guías y maestros ascendidos) y animales de poder.
 
Otro uso frecuente es facilitar el proceso de desdoblamiento, también conocido como viaje o proyección astral. La finalidad de emplear el trance es vencer cualquier resistencia de la mente, que impida acceder a la Sabiduría.
 
Existen varias formas de acceder al estado de trance, entre ellas podemos mencionar:
 

Acceder al estado de trance: Hipnosis

Puede ser practicada por una tercera persona o por el mismo individuo (autohipnosis), mediante la visualización. Uno de los métodos más comunes en el campo de la autohipnosis, requiere fijarse  (visualmente) en objetos de la habitación en la que se encuentra y descansar la atención en ellos.
 
Luego, prestar atención en los sonidos que puedas percibir desde el lugar donde te encuentras, y posteriormente las sensaciones que sean captadas, a través de la piel y el tacto, en el momento actual.
 
Finalizado este proceso, comienza la visualización de un lugar donde se quiera estar y una vez allí, desarrollar nuevamente los ejercicios de percepción visual, auditiva y táctil, como si se estuviera en el sitio elegido.
 
Esta actividad, fortalece la capacidad de visualización y puede ayudar con el autoconocimiento y la proyección de objetivos y metas. Aun cuando se está consciente durante todo el proceso, se recomienda no hacerlo por más de 10 minutos (puede colocar una alarma para cronometrar la experiencia).

Acceder al estado de trance: Meditación

La práctica de meditación constante, facilita el acceso a los estados de trance.
 

Acceder al estado de trance: Música

Ritmos como tambores, sonidos hemi sync y algunos temas de música electrónica, pueden generar estados alterados de conciencia, en sujetos sensibles.  


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes