.
¿Qué es el Tercer Ojo?

¿Qué es el Tercer Ojo?

El Tercer Ojo hace referencia a un importante punto de energía ubicado en el entrecejo, por encima de la base de la nariz. Es relacionado con el sexto chakra (Anja), llamado también el chakra de la Conciencia.
 
Una de las leyendas más antiguas sobre el Tercer Ojo, señala que al principio de la Creación era visible en la frente de los humanos pero, al alejarse sus propietarios del ser espiritual, fue perdiendo funciones y ocultándose bajo capas de piel, hasta desaparecer, permaneciendo en estado latente.
 
Muchas culturas perciben el Tercer Ojo como una entrada a la Iluminación u otros estados elevados de Conciencia, que permiten completar el proceso de autoconocimiento, expansión de la espiritualidad y comprensión de la verdadera realidad.  

Lee también: ¿Sabes qué son los mantras?

Beneficios de la activación del Tercer Ojo


Los bloqueos en el Tercer Ojo son percibidos como la distorsión de la realidad, que es asumida bajo falsas creencias y prejuicios (velo de Maya), que impiden la manifestación de la Verdad. El concepto del mundo es falso, y las emociones negativas como el odio, la indiferencia y el egoísmo, ganan espacio.
 
Por otra parte, cuando el Tercer Ojo se encuentra abierto y funciona de forma armónica, la persona se siente cómoda en su entorno; sabe proyectar y recibir amor; se libera de sentimientos nocivos; vive activamente la espiritualidad y la compasión, en especial hacia sus semejantes.
 
Asimismo aprende a conectar con su verdadera esencia y lo demuestra de forma positiva; expande su conciencia y la percepción que tiene del mundo; además de desarrollar habilidades extrasensoriales como clarividencia y visión del aura.


 

¿Cómo activar el Tercer Ojo?


La activación del Tercer Ojo puede realizarse a través de la práctica de disciplinas como Yoga, Reiki, Visualización y Meditación, entre otras. También se recomienda la vocalización de los mantras KSHAM (vinculado con el 6º chakra) y OM (asociado con el sonido de la Creación Divina).
 
El filósofo y místico hindú Osho (1931 – 1990) sugería una serie de ejercicios, conocidos por sus discípulos como técnicas de mirar, entre ellas, una de las actividades más populares consiste en observar fijamente un punto, sin permitir que los ojos se muevan.
 
De acuerdo con Osho, esta inmovilidad generaba que el flujo de energía hacia los ojos se detuviera, y buscará otra forma de expresarse, eligiendo el canal del Tercer Ojo, por ser el más cercano, reactivándolo paulatinamente.
 
El poder del Tercer Ojo puede ser desarrollado, mediante el despertar de la Conciencia, que comprende meditación constante; sensibilidad ante el ambiente interno y externo; evitar críticas y juicios (propios y a terceros); contactar con el exterior sin estímulos artificiales (dispositivos electrónicos); expresarse de forma creativa; y disfrutar los detalles de la vida. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes