.
Terapia regresiva, llegar a la raíz del problema

Terapia regresiva, llegar a la raíz del problema

La terapia regresiva está ganando popularidad en los últimos tiempos como un medio para conseguir estar bien con uno mismo. Descubre en este artículo algunos detalle más sobre cómo funciona.

Terapia regresiva ¿En qué consiste?


La terapia regresiva trabaja con los contenidos y las emociones que se quedaron grabadas con ciertos recuerdos y que permanecen activos.

De esta manera, cada vez que vivimos una situación que asociamos a las emociones que sentimos en esos recuerdos, se activan y se multiplican, multiplicando con ello las sensación de ansiedad.

Desactivando esas asociaciones en el recuerdo que las ocasionó, desactivamos esas emociones y, por tanto, dejamos de relacionarlas cuando se nos presentan situaciones similares en nuestro día a día.

Muchos asocian la terapia regresiva como una terapia que tiene en cuenta las vidas pasadas y por ello no creen que sea una terapia que se ajuste a ellos mismos.

Es importante saber que no es necesario creer en la reencarnación. Toda la información que se obtenga en las sesiones se trabaja a modo de sueños o recuerdos que pueden ser reales o no, pero que están en nuestro inconsciente.

¿Qué tipo de problemas se pueden solucionar con la terapia regresiva?


terapia regresiva

La terapia regresiva puede tratar, en principio, una gama bastante amplia entre la que se encontrarían los problemas de dependencias, de autoestima, problemas de conducta, problemas de ansiedad y de estrés, bloqueos emocionales, bloqueos sexuales y un largo etcétera.

La terapia regresiva trabaja sobre nuestros esquemas mentales y emocionales, por ello, los problemas a tratar pueden ser muchos y diversos.

¿Por qué apostar por la terapia regresiva?

¿Sientes que las situaciones se repiten constantemente pero en distintos contextos? ¿Tienes una reacción automática ante determinados estímulos sin entender realmente el por qué de tu reacción? ¿Sientes normalmente ansiedad, sensación de abandono, soledad o miedo? Si las respuestas a estas preguntas son un sí, la terapia regresiva te ayudará a llegar a la raíz de esos problemas.

Quizá el avance sea lento pero será un avance seguro pues llegarás  a la raíz del problema y ese será el primer paso para comenzar a cambiar tu vida.

¿Qué herramientas utiliza la terapia regresiva?

La hipnosis es una herramienta más pero no es imprescindible. Será el terapeuta quien, después de entrar en contacto con el paciente, decida cuál es la mejor herramienta para obtener resultados con el  paciente. Otra de las técnicas comunes en la terapia regresiva es la relajación profunda.

Lo importante de estas herramientas es que el terapeuta consiga acceder a la información que está retenida en nuestra mente y poder guiarlo en función de los objetivos que se quieran obtener.


Te puede interesar: