.
Cómo la teoría de los cinco elementos chinos procura el equilibrio

Cómo la teoría de los cinco elementos chinos procura el equilibrio

La Teoría de los cinco elementos chinos, describe las distintas fases o ciclos de todos los fenómenos naturales, así como su dependencia entre ellos. Los elementos que se describen son Fuego, Madera, Tierra, Agua y Metal.

La Teoría de Los cinco elementos chinos, indica que existen ciclos de degeneración y de dominación.

Ciclo de degeneración o “cheng”

De acuerdo a este ciclo, el elemento madera es nutrido por el fuego, quien a su vez crea tierra y cenizas; el elemento Tierra crea el Metal y éste último contiene agua que, finalmente, hidrata la madera.

Ciclo de dominación o “ko”

De acuerdo a este ciclo, la madera es retenedora de la tierra, que a su vez contiene agua; el agua puede apagar el fuego; este último funde el metal, mientras que el metal corta la madera.

De la armonía de todos estos elementos y ciclos, dependerá el futuro de la vida. La armonía y el equilibrio deben existir para que todos los elementos puedan relacionarse de forma correcta entre sí.

Lee también: Descubre la magia de los elementales

Cómo afecta la teoría de los cinco elementos chinos a la vida diaria


Todos los seres humanos están hechos de energía. Si ésta no se encuentra en armonía, habrá afectaciones tanto físicas como espirituales.

Elemento Fuego

Se dice que una de las principales muestras de desequilibrio del elemento fuego, se evidencia en las personas  que siempre están tristes, sin ningún tipo de sonrisa.

La agitación excesiva, sobresaltos, enojo con facilidad, también representa problemas con este elemento.

La falta de este elemento, aparece la depresión. De ahí la conveniencia de realizar actividades que impliquen movimiento y activación.

Un buen ejemplo puede ser bailar, cantar, entrar en contacto con amigos, etc. También es recomendable la meditación para activar el elemento Fuego.

Elemento Madera

Dolores permanentes de cabeza, problemas con la vista, trastornos en el sistema digestivo, son algunas de los síntomas que indican inconvenientes con el elemento Madera.

Es recomendable, eliminar de la dieta diaria frituras y alcohol. El contacto con la naturaleza, en especial con árboles, incrementa la armonía con la Madera. Las expresiones artísticas, también van de la mano con la liberación de este elemento.

Elemento Agua

Molestias en las articulaciones, problemas con los dientes, ovarios, así como la alopecia, están ligados con el desequilibrio del elemento Agua. En consecuencia, es recomendable eliminar la sal de los alimentos así como evitar lo más posible la cafeína.

La relajación y el descanso así como la ingesta de vegetales, favorecen el elemento Agua.

Elemento Tierra

Apatía e inconvenientes con la visión, al igual que el endurecimiento de flemas en distintas zonas del cuerpo que degeneran en tumores, forman parte de los síntomas de deficiencia del Elemento Tierra.

Lácteos, dulces, contribuyen a desequilibrar el elemento Tierra. Las verduras y cereales deben ser consumidas a diario. Tocar directamente la Tierra, como por ejemplo con los pies, también viene bien.

Elemento Metal

No manifestar las emociones, termina por afectar el equilibrio del Elemento Metal. Con el tiempo, todas las ansiedades terminan por dañar los pulmones.

Es mejor decir lo que se piensa antes de guardarlo y que degenere en una situación más peligrosa.

La Teoría de los Cincos Elementos, agrega que también existen cinco sentimientos que están vinculados a diversos órganos. De ahí la importancia de drenar lo que se siente.

  • La alegría es regida por el Corazón.
  • La tristeza es regida por el Pulmón
  • El miedo es regido por el Riñón
  • La cólera es regida por e Hígado
  • La reflexión es regida por el Bazo.

Adicionalmente, la Teoría expresa la relación directa que existe bajo la misma proporción de cinco con viseras, sabores y emociones.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.