.
Templanza como virtud de vida, buscando el equilibrio

Templanza como virtud de vida, buscando el equilibrio

Dominar los instintos y poderes orden a la voluntad es conocida como Templanza, virtud que pone orden y lleva al equilibrio entre las personas.

Las principales virtudes asociadas son la humildad, castidad, sobriedad y mansedumbre.

A través de estas virtudes se logra poner orden a los impulsos y pasiones. Es necesario que las personas se conozcan y aprendan a interpretar sus deseos y sentimientos.

Lee también: Descubre el poder que tiene el cristal Amatista

Importancia de la Templanza


Importancia de la Templanza

Inculcar la virtud de la Templanza en los niños en jóvenes los hará menos apegados a lo material y efímero y, en consecuencia, les hará más libres.

  • Los vicios están asociados a la ausencia de Templanza.
  • Se minimiza la ira y el descontrol.
  • Las personas se convierten en dueñas de sus propios actos.
  • Se incrementan las buenas actitudes que generan más actos positivos por parte del entorno.
  • Se convierten en personas que apuntan a la excelencia
  • No ceden hasta caprichos vanos
  • Se identifican y manejan las virtudes y defectos

Cuándo no es posible vivir con Templanza


Se piensa que las sociedades consumistas y materialistas aúpan todo lo contrario a la Templanza.

  • El egoísmo evita que los seres humanos puedan convivir de forma equilibrada.
  • El excesivo deseo de comodidad para no modificar las actitudes y optar por un diferente estilo de vida.
  • No cultivar la fortaleza, traducida como la fuerza de voluntad.
  • Desorden y caos
  • Nerviosismo exacerbado que no permite que se analicen las alternativas y se ponga orden

Promover la Templanza en el hogar


Para vivir con Templanza en el núcleo familiar, se debe incluir la reflexión y análisis entre los miembros

  • A los niños no se le debe sobreproteger en exceso. Pierden la posibilidad de analizar su propia realidad y tener seguridad.
  • Mantener orden y disciplina
  • Inculcar el agradecimiento por todos los dones y favores recibidos
  • Enseñar moderación en la forma de referirse al resto de las personas.
  • Promover la justa medida y no los excesos.

La sobriedad en los pensamientos, la forma de actuar y de pedir por las necesidades, forma parte de la Templanza. Se identifican las carencias reales que van de la mano con el bienestar y el desarrollo y se desestiman aquellas que fueron fabricadas o imaginarias y que se tornan perjudiciales.

Más allá de los vínculos de la Templanza con varias religiones, se trata de la posibilidad de elevarse en cuerpo y espíritu más allá de los placeres materiales y carnales.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior. Habla con nosostros en m.me/wemystices