.
Técnicas de relajación para recuperar las energías perdidas

Técnicas de relajación para recuperar las energías perdidas

Aprende algunas técnicas de relajación para recuperar las energías perdidas y aumentar la concentración, verás que es una buena ayuda.

¿Andas muy estresado? ¿Estás demasiado cansado físicamente o mentalmente para conseguir estar concentrado? Muchas veces el acumular de las actividades individuales y sociales u otras tareas importantes, impiden la productividad y el descanso.

Las prácticas de relajación llevan a la disminución de las tensiones musculares externas, internas y mentales. Como consecuencia de esto, permiten el alivio de la fatiga, el aumento de la concentración y facilitan el rendimiento en las actividades cotidianas.

Lee también: Diga adiós al estrés y abra paso al yoga para relajarse

Técnicas de relajación


Técnicas de relajación

Técnica de relajación muscular

Relajación muscular externa, consiste básicamente en tensar un grupo de músculos mientras se inspira y se retiene el aire por algunos segundos. Luego se sueltan los músculos súbitamente juntamente con la respiración.

Tome el primer minuto para simplemente respirar de forma lenta y profunda. Al mismo tiempo revise las partes de su cuerpo (externamente) donde tenga tensión.

Luego respire profundamente y tense aún más esos puntos que están tensos, aumente la tensión por unos 3 o 4 segundos, luego expire y suelte la tensión.

Repita el ejercicio varias veces, aumente la tensión y luego suelte súbitamente. Esto funciona como un péndulo, al aumentar la tensión e intentar cansar el músculo, éste se va dilatando y relajando.

Técnica de relajación externa, interna y mental

Relax externo

Mentalmente, comience revisando desde la parte superior de la cabeza, todos los puntos que tiene tensos. Tómese algunos minutos para realizar este relax. Vaya revisando desde su cabeza, pasando por su frente, mejillas, nariz, comisura de los labios, mentón, cuello, pecho, vientre, bajo vientre, piernas, hasta llegar a la punta de los dedos de los pies.

El simple hecho de observar con cierto detenimiento las partes del cuerpo, permite que la energía vaya a ese lugar y produce un efecto de relajación o de restablecimiento del pasaje normal de la energía.

Continúe, por la parte de atrás de su cuerpo, nuca, espalda, glúteos, hasta llegar a la planta de los pies. Finalmente haga lo propio con los costados de la cabeza, cuello, brazos y manos.

Relax interno

Comience por situarse en la cabeza y en los ojos, sienta los ojos y los globos oculares y va paseando la mirada y va relajando, poco a poco va adentrándose por sus ojos y siente luego como una caída hacia dentro de su cabeza y hacia abajo.

Sigue revisando mentalmente y va relajando cuello, pulmones, estómago, viseras, sexo, hasta llegar a la zona perineal.

Relax mental

Vuelve mentalmente a su cabeza y comienza a relajar hacia adentro y hacia abajo, siente el cráneo, el cerebro (el cerebro no se siente, sólo es un ejercicio mental) y va relajando. Desde los borde hacia adentro y hacia abajo, logrando una sensación algodonosa, suave y tibia.

Técnica de relajación a través de la respiración

Uno de los principales efectos de la ansiedad es el aumento del ritmo cardíaco. Cuanto más la mente se agita, mayor será la sensación de ansiedad.

Controlar la respiración es una forma de bajar el ritmo cardíaco y, a su vez, disminuir la ansiedad. Inspirar 15 veces por la nariz y expirar por la boca (otro buen truco es inspirar y expirar varias veces por la boca) permite controlar el ritmo cardíaco y disminuir la ansiedad y el estrés.

También es importante manejar la forma de respiración baja. En la respiración baja, sólo se llena de aire el vientre y el bajo vientre, esta es la forma más efectiva de aliviar las tensiones y conseguir calmar ansiedades. Se respira y al mismo tiempo de infla la barriga, el aire debe pasar directo a la barriga sin subir al pecho, esta técnica de relajación se repite unas 15 o 20 veces para lograr calma.

Técnica de relajación con la meditación guiada para dormir

Muchas veces se duerme y luego en la mañana nos levantamos cansados.  Esto ocurre por el estrés que está experimentando y lo mejor es hacer, antes de dormir, una meditación guiada.

La meditación guiada es simplemente la meditación con la ayuda de un guía. Externo, a través de una grabación, o interno a través de la configuración de una imagen que me inspire.

Básicamente me va guiando por las partes de mi cuerpo y las va relajando. También puede ir haciendo una conversión de imágenes tensas, ayudando a encontrar soluciones a los problemas o cambiar algunas formas de ver las cosas negativamente, por otras más positivas y optimistas.

Existen muchas otras técnicas de relajación que son efectivas y logran el objetivo que es darnos tranquilidad física y mental. Busque la que más se acomode a sus gustos y necesidades y practíquela con frecuencia, para incorporarla en su vida y así recurrir a ella de forma rápida cada vez que la necesite.


Te puede interesar:

 
¿Te gusta? ¡Comparte!