.
¿Qué es el tantra?

¿Qué es el tantra?

En su definición más básica, en el budismo, el tantra es un texto que recoge las enseñanzas de Buda.

En sus enseñanzas, Buda pretendía que todas las personas que leyesen y practicasen el tantra encontrasen el camino para obtener la liberación y transformar el conocimiento en sabiduría vivencial.

Según algunas publicaciones realizadas sobre el tema, el tantra surgió hace 7.500 años y, en ese momento, adoptó el nombre de Çatal Hüyük,

El tantra es una práctica, por tanto, en la que tienes que cultivar tu ser interno, integrarte a ti mismo en tu entorno y, al mismo tiempo, integrarte con el otro.

El resultado del tantra es encontrar la paz interior que, básicamente consiste en: pensar, sentir, decir y actuar en consecuencia. Al mismo tiempo es un camino que te marca la importancia de vivir en el presente, del aquí y el ahora.

Lee también: Beneficios del Sexo Tántrico

Tantra


El concepto tiene distintas variantes. Las dos más importantes son:

El tantra en el hinduismo

En el hinduismo el objetivo del tantra es la reintegración del individuo a su conciencia plena.

Para ello es necesario deshacer todo lo aprendido hasta el momento y volver al conocimiento original, a lo que ya sabíamos cuando éramos apenas bebés pero que olvidamos a base de vivir en una sociedad llena de prejuicios.

El tantra en el budismo

En el budismo, el trantra se conoce como el vehículo con el que el practicante aprende a hablar, sentir y a comunicarse como si fuese Budha.

 

El sexo en el tantra


Una vez puestas las base de las definiciones clásicas del tantra, parece oportuno ocuparse de uno de los términos más utilizados en Occidente: el sexo tántrico.

A pesar de que el sexo es sólo una pequeña parte de la filosofía de vida marcada por el tantra, es la parte que se ha hecho más popular. Algunas de las claves que defiende el tantra en el sexo tántrico son:

  • Promueve la aceptación de uno mismo, con los defectos y las virtudes como única forma de poder disfrutar plenamente de la vida.
  • Estar presente, con los cinco sentidos, en el aquí y  el ahora. Para vivir la vida y disfrutarla, tienes que estar plenamente en ella, en el aquí y el ahora, no en el futuro y mucho menos en el pasado.
  • Expresar necesidades. Nadie puede estar en nuestra cabeza, por ello parece importante expresar lo que sentimos, cuando lo sentimos y lo que necesitamos.

Te puede interesar: