.
Obra para solicitar la ayuda de Shangó

Obra para solicitar la ayuda de Shangó

Shangó es el dios u Orisha de la religión yoruba (Santería o Regla de Osha), que rige la danza, la pasión, la alegría, la justicia y la profesión o carrera. Es una divinidad alegre, que gusta de las fiestas y las mujeres hermosas, pero también propensa a sufrir fuertes  accesos de ira.
 
Como Orisha del fuego, el trueno y el rayo, es una deidad temida. En su vida mortal fue un rey y guerrero reconocido por su valor y ferocidad, razón por la que sus devotos lo invocan cuando desean cobrar coraje, para enfrentar una situación.
 
A Shangó también se recurre para solicitar ayuda con problemas amorosos, profesionales o con el destino. Su collar lleva cuentas rojas y blancas, y su esencia es sincretizada con la de Santa Bárbara.

Lee también: Ritual de Santería para proteger el Amor
 

Pidiendo la asistencia de Shangó


Para realizar la obra o ritual a Shangó se requiere contar con 6 plátanos o bananos verdes grandes; una cinta de color rojo; un velón o veladora también de color rojo; un plato grande cerámica, color blanco (sin dibujos); y otro plato pequeño blanco, como los que se utilizan para acompañar las tazas de café.
 
Atar los plátanos verdes con la cinta roja. Colocar los frutos amarrados sobre el plato blanco grande. Situar la ofrenda a los pies del altar del Orisha o en un lugar de la casa que no sea público, para que no esté a la vista de todos.
 
Frente a los plátanos verdes atados con la cinta roja, colocar el plato pequeño de cerámica y encima de él encender el velón rojo, mientras se cuenta la necesidad o deseo que se tiene a Shangó, solicitando su intervención.
 
Importante: Recuerde situar la ofrenda y el velón lejos de cualquier superficie u objeto inflamable o conductor del fuego. Revise las condiciones de la obra con frecuencia, para evitar accidentes.



Deje la ofrenda en el mismo lugar durante seis días, no importa si se consume el velón antes o no. Al sexto día sacar de la casa los plátanos verdes con la cinta, y depositarlos al pie de un chaguaramo o palmera.
 
Al dejar la obra al pie del árbol, tocar el tronco del mismo y decir: “Padre Shangó yo ya cumplí contigo, ahora cumple tú conmigo”. Retirarse sin mirar atrás, y confiando en la asistencia del Orisha.
 
El plato pequeño y los restos del velón deben arrojarse a la basura, fuera de la casa, en una bolsa oscura que no permita ver su contenido. El plato blanco grande, donde estuvo colocada la ofrenda principal, puede guardarse para posteriores rituales.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes