.
Signo Solar, la luz que alumbra nuestra personalidad

Signo Solar, la luz que alumbra nuestra personalidad

Cuando una persona dice yo “soy Aries”  o “yo soy Tauro“, de acuerdo a su día de nacimiento, lo que además nos está diciendo es que su signo solar es Aries o Tauro.

En otras palabras, el sol estaba en ese determinado signo cuando esa persona nació y por lo tanto, la posición del sol el día de su nacimiento determina el signo solar.

El Sol es el punto de energía que centraliza todo el sistema solar, valga la redundancia. Es fuente de vida. El Signo Solar es nuestro símbolo del Zodíaco, ese al cual pertenecemos tras pasar el Sol por él en el momento de nuestro nacimiento.

Está asociado a la personalidad, a la identidad. Sería aquella cualidad que centraliza y da coherencia al resto de la carta para una expresión más integral y no tan condicionada por temores pasados como puede serlo el signo lunar en su aspecto más regresivo.

Lee también: Descubre tu momento de infierno astral

La carta astral


Signo solar

Cuando hacemos una carta astral corroboramos este hecho y podemos ver en qué lugar estaba el sol en el día de nuestro nacimiento, lo que determina el signo que somos, es decir el signo solar, pero además esta carta muestra otros elementos importantes que determinan la personalidad de un individuo. Tenemos planetas que influyen, Casas, otros signos, Ascendentes, signo lunar, etc.

Numerosos factores que contribuirán en la formación de las características de cada persona. Es como sacar una foto del cielo y siempre será diferente, es por ello que todas las personas son distintas.

El signo solar


signo solar

El sol en un signo del zodíaco va a definir parte de tu personalidad. Aspectos esenciales, porque es la fuente de energía que nos nutre y nos da la vitalidad. El sol estará siempre presente en nuestra vida y en nuestra carta natal como aspecto fundamental en el diario vivir.

De acuerdo a la posición del sol, tu signo necesitará recargarse de energía para sentirte más vivo y con más fuerza, indica de dónde obtienes la energía.

Nos indica además:

  • cómo una persona ve el mundo, es decir, su particular punto de vista;
  • cómo necesita individualizarse y autodefinirse;
  • lo que la motiva y la hace sentir viva, su vocación;
  • su capacidad consciente de dirigir su voluntad;
  • la forma en cómo se valora a sí mismo, su autoestima y valoración personal.

Por lo tanto, cuando alguien dice “yo soy Aries” o “yo soy Tauro”, además de definir que es su signo solar, define rasgos de su personalidad, pero no olvidemos lo dicho anteriormente, mezclado, en estructura, con otros rasgos que influyen por otros contextos.

Que tengamos un signo u otro no nos convierte en alguien diferente al resto. Tan sólo simboliza aquel mito específico, aquellas energías de las cuales estamos intentando ser conscientes.

El conocimiento de nuestro Signo Solar es importante para comprender desde dónde vivimos la experiencia vital. Las cualidades inherentes al Signo Solar son el símbolo de lo que debemos alcanzar. Y es que esas cualidades se convierten en parte de nuestras aspiraciones.

El Sol es la senda, el camino hacia el que debemos dirigirnos. Al desarrollar las cualidades de nuestro signo nos permitirá concretar también nuestra propia realidad. El Sol ilumina nuestro interior y manifiesta la necesidad de expresarnos y llegar a ser lo que potencialmente somos.

Diferencias entre signo solar, lunar y ascendente


El signo solar, como dijimos, es el que determina la posición del sol en un determinado signo en el día de tu nacimiento y muestra tu ser más profundo o más auténtico.

El Signo Lunar en cambio es aquel por el que pasaba la Luna en el momento en el que nacimos. Es el símbolo de las tendencias al pasado y al inconsciente. También puede considerarse como la tendencia a la inmersión en el sentimiento el cual nos permite ser parte de las corrientes masivas de la vida.

Las cualidades del Signo Lunar representan lo que necesitamos para nuestro  bienestar a nivel emocional. Al estar asociado al útero materno nos da seguridad, ya que la madre es la que permite que estemos en su vientre.

El Sol simboliza la consciencia mientras que la luna el inconsciente. El Sol marcha en pos de la diferenciación, la Luna en cambio se dirige hacia la fusión de las identidades.

Nuestra Carta Natal está formada por ambos. Lo masculino y lo femenino. La luz y la oscuridad. El padre y la madre. Una dualidad formada por dos mitades. Su integración armoniosa genera el matrimonio sagrado o Coniunctio de los alquimistas.

Es muy importante equilibrar en nosotros las energías del Signo Solar y el Signo Lunar. Si no lo conseguimos en el interior, será imposible realizar este matrimonio sagrado en el exterior.

El Ascendente de un signo es el signo del Zodiaco que se levanta por el horizonte en el momento exacto de tu nacimiento, y esto lo sabrás cuando hagas una carta natal, sabiendo el día y la hora exacta en que llegaste al mundo. Refleja la personalidad que muestras al mundo, es cómo el mundo te ve, con tus características y comportamientos, en otras palabras, es lo que aparentamos ser.

Hemos visto lo importante que es conocer nuestro signo solar, para poder recurrir a las cualidades de tu signo y potenciarlas, cuanto sientes falta de energía.

Pero además hemos visto que la Astrología trabaja en estructura, es decir, se deben ver otros factores influyentes, como el signo lunar, el ascendente, los planetas, etc.  Sólo así, podremos sacar el máximo provecho de la Astrología, como un camino de autoconocimiento y de liberación de nuestros determinismos.


Te puede interesar: