.
Los secretos del Sheng Chi y el Shar Chi

Los secretos del Sheng Chi y el Shar Chi

En las tradiciones ancestrales de la cultura China, el Chi (o Qi) es la energía presente en los seres vivos y los ambientes. Este es un concepto fundamental dentro de los estudios del Feng Shui, que busca equilibrar y armonizar las energías de los espacios, para beneficiar a sus ocupantes.
 
Los maestros del Feng Shui señalan que cuando la energía es desfavorable existe Shar Chi (energía envenenada), por el contrario cuando el flujo de energía es benéfico, se le conoce como Sheng Chi (energía favorable).
 
Estas dos fuerzas conviven en el planeta y circulan por todas partes, incluyendo la anatomía de los seres vivos (humanos, animales, plantas). El Sheng Chi proviene de la fuerza de la Naturaleza; sí un elemento obstruye o acelera su paso, se produce el Shar Chi.

Lee también: Número Kua y las direcciones favorables del Feng Shui

Sheng Chi


Cuando los espacios están convenientemente bien iluminados y distribuidos, el Sheng Chi se manifiesta, generando bienestar general y buena fortuna. El Sheng Chi se mueve despacio, y de forma ondulante.
 
Cuando se aplican los principios del Feng Shui, la intención es que el Sheng Chi se mantenga en los inmuebles, pero siempre en constante circulación. El movimiento debe mantenerse lento, dado que si llega a acelerarse comienza a generar Shar Chi.
 

Shar Chi


Al contrario del Sheng Chi, el Shar Chi se mueve rápido y en línea recta. Cuando el desorden en los espacios genera estancamiento de energía o se presentan construcciones en línea recta que favorecen una aceleración de las mismas (como autopistas), surge el Shar Chi.
 
Algunos elementos que pueden generar Shar Chi dentro de un inmueble son los pasillos de gran extensión (muy largos), vigas, columnas y esquinas, entre otros. Estos elementos son llamados flechas envenenadas, por algunas Escuelas del Feng Shui.


 

Anulando el Shar Chi


Existen distintas formas o “curas” de Feng Shui para neutralizar el Shar Chi. En el caso de la energía estancada, es fundamental mantener en orden las estancias y evitar la acumulación de objetos sucios (ropa, platos) o en desuso. 
 
En espacios como depósitos o almacenes, es necesario realizar limpiezas periódicas y abrir las ventanas para renovar el aire. Cuide de tener una buena iluminación en estas áreas.
 
Con respecto a la parte estructural de los inmuebles, intente no colocar las camas debajo de vigas visibles en el techo (de ser ineludible, se recomienda cubrir las vigas con un techo falso).
 
No se exponga directamente a las líneas Shar; e intente contrarrestar el efecto de las esquinas con formas curvas, por ejemplo colocando biombos frente a ellas o redistribuyendo los muebles.

Un asesor de Feng Shui podrá indicarle curas para su problema específico, cuidando el equilibrio de los ambientes ya armonizados.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes