.
Samhain o nuevo año celta

Samhain o nuevo año celta

Samhain es una tradición celta de más de 2000 años que tiene lugar la noche del 31 de octubre que se asocia con el fin de la última cosecha anual. Esta antigua tradición, probablemente de las más antiguas de la historia, también implica la etapa más oscura, sin posibilidad de realizar ningún tipo de siembra.
 
A través del Samhain, se abre el camino a la nueva vida. Es un momento propicio para analizar no sólo el estado de la cosecha, sino para efectuar un balance de la propia vida
 
Los celtas, acostumbraban a encender una gran fogata y en compañía de su familia y animales, daban vueltas en torno a ella. Pero no sólo se asociaba con la vida, sino con la muerte, posiblemente por la oscuridad.

En esa etapa, se abría un umbral para el paso de las almas. Era el momento propicio para entrar en contacto con familiares que ya habían fallecido.

Lee también: Descubre el horóscopo lunar celta

La tradición consistía en elevar altares y colocar en ellos alimentos. Específicamente eran colocados en las puertas de las casas. El no realizar estos rituales, también podría enfadar a los espíritus y producir problemas.

Esta era considerada como una fiesta pagana, que fue eliminada tras la aparición del cristianismo. También la consideraba como brujería o pertenecientes a sectas.

Años después, la religión católica se identificó con el Samhain y la vinculó tanto con el Día de los fieles difuntos como de los Santos. El mundo anglosajón absorbió esta tradición con el Día de Halloween, de gran importancia en Estados Unidos.

En Inglaterra, también se adoptó esta celebración conocida como “Guy Fawkes” en la que se encienden fogatas y se lanzan fuegos artificiales.


 

Tradiciones de Samhain


Se dice que las hadas aprovechaban esta fecha para tener sus parejas mortales, esto gracias a los espacios que permanecían abiertos y que daban acceso a los mortales.

También se estilaba, dejar un espacio vacío en la mesa para que cada espíritu se sentara y compartiera el banquete.

Las personas de la tribu de menos recursos eran tomadas durante esa noche como los embajadores de los muertos.

Tenían la responsabilidad de pasar de casa en casa para retirar la comida de los difuntos. Estos seres más empobrecidos, también probarían de estos alimentos por lo que se tornaba también en un gesto de atención para los más necesitados.

Al encender la hoguera durante Samhain, se arrojaban ofrendas para pedir que se erradicara determinado sufrimiento o permaneciera la felicidad que reinaba para la tribu.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes