.
Salmo 91, el salmo mayor de La Biblia

Salmo 91, el salmo mayor de La Biblia

El salmo 91 es conocido en todo el mundo como el salmo más importante de las Sagradas Escrituras.

Este escrito puede ser aplicado como una oración para cualquier fin y en cualquier momento de tu vida. Y es que sus palabras poderosas representan una excelente fuente de energía que te ayudará a superar los momentos de mayor dificultad en tu vida. Se trata de un salmo que nos brinda el soporte y el coraje para afrontar con fe nuestro camino.

Lee también: Conoce los salmos de protección

El grito esperanzador del Salmo 91


Salmo 91

Si estás afligido por algún problema o dolencia física, necesitas trabajo o ayuda divina para superar una crisis personal o familiar, siempre podrás acudir al salmo 91, ya que es uno de los mejores aliados en el restablecimiento de la fe con Dios.

Este salmo es catalogado por muchos expertos como una oración de gran poder. Ello se debe a la importante influencia espiritual que contienen las palabras escritas para con las personas que deciden dedicar unos minutos de su tiempo a recitar u orar a Dios con este salmo.

Es un salmo que con la fe suficiente, puede ayudarte a revertir cualquier situación incómoda o difícil por más negativa que esta sea. Por ello, te invitamos a que conozcas su poder y lo utilices con sabiduría.

Al meditar y elevar tu oración constante a Dios, podrás no solo mantenerte conectado a Él de manera más espiritual, sino que además podrás recibir su bondad, entender su amor y sus obras, y sentir su presencia. Todo esto es sumamente importante para lograr una comunión efectiva con el Padre, que a su vez debe incluir el desarrollo de tu fe, que te permitirá confiar que Dios responderá con su infinita misericordia ante cualquier circunstancia que se presente.

Otra aplicación ideal de este salmo en tu vida diaria es cuando buscas protección ante cualquier enfermedad que sea infecciosa o contagiosa, no solo para el cuerpo sino para el alma. Orar todas las noches citando este salmo es fundamental para que Dios mantenga nuestro espíritu a salvo ante la presencia inminente del enemigo.

El salmo 91 es una especie de escudo protector que te dará la inmunidad necesaria ante cualquier situación negativa. Recuerda que Dios nos envía sus ángeles para que nos cuiden. Si ponemos nuestra vida en sus manos, nada nos faltará, y nada nos podrá afectar, por muy difícil que sea la situación.

Salmo 91


Salmo 91

Tú que vives al amparo del Altísimo
y resides a la sombra del Todopoderoso,
di al Señor: «Mi refugio y mi baluarte,
mi Dios, en quien confío».

El te librará de la red del cazador
y de la peste perniciosa;
te cubrirá con sus plumas,
y hallarás un refugio bajo sus alas.

No temerás los terrores de la noche,
ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las tinieblas,
ni la plaga que devasta a pleno sol.

Aunque caigan mil a tu izquierda
y diez mil a tu derecha,
tú no serás alcanzado:
su brazo es escudo y coraza.

Con sólo dirigir una mirada,
verás el castigo de los malos,
porque hiciste del Señor tu refugio
y pusiste como defensa al Altísimo.

No te alcanzará ningún mal,
ninguna plaga se acercará a tu carpa,
porque hiciste del Señor tu refugio
y pusiste como defensa al Altísimo.

Ellos te llevarán en sus manos,
para que no tropieces contra ninguna piedra;
caminarás sobre leones y víboras,
pisotearás cachorros de león y serpientes.

«El se entregó a mí,
por eso, yo lo glorificaré;
lo protegeré, porque conoce mi Nombre;
me invocará, y yo le responderé.

Estará con él en el peligro,
lo defenderé y lo glorificaré;
le haré gozar de una larga vida
y le haré ver mi salvación».


Te puede interesar: