.
Salmo 9, la justicia que impone sobre los hombres

Salmo 9, la justicia que impone sobre los hombres

El salmo 9 de la biblia católica nos narra una alabanza al creador y agradece a través de esta plegaria la justicia que impone sobre los hombres para proteger a los más débiles y aquellos llenos de fe y rectos de corazón.

Es Jehová el refugio de los hombres que están llenos de angustia porque él no los abandonara. Este salmo nos servirá para recordar el gran poder y la bondad de Dios. La grandeza del hacedor de mundos es infinita y el escucha a aquellos hombres llenos de fe.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Jehova es el refugio de los seres oprimidos


Este salmo 9 expresado en la biblia católica nos ayudara en aquellos momentos en que nos sintamos oprimidos. Representa una manera de agradecer a Dios por su justicia divina y protección a aquellas personas que verdaderamente lo necesitan.

En algunos momentos de nuestra vida nos hemos sentido desolados y llenos de grandes problemas. Este salmo nos ayudara a conectarnos con el creador y a suplicar su intervención es nuestros asuntos humanos ayudándonos y protegiéndonos con su bondad.

Es la grandeza de la fe la que hace que Jehová preste atención a nuestras suplicas  nos ayude a solventar los problemas que se nos presentan en nuestra vida.

Como utilizar el salmo 9


Como utilizar el salmo 9

El salmo 9 de la biblia católica nos permitirá a través de su plegaria alabar a Dios y pedir su  intervención en nuestros asuntos personales para que la justicia se haga presente en nuestra vida.

Una manera de utilizar este salmo en esos momentos que estemos afligidos es colocándolo en un sitio donde podamos visualizarlo permanentemente. Debemos orar y reflexionar con cada una de las frases de este salmo.

Podemos también realizar una meditación mientras visualizamos una caja llena de globos ahí colocaremos toda esa lista de problemas que nos llenan de preocupaciones.

Luego imaginamos la caja alejándose hasta los cielos y la dirigimos con nuestra mente hasta los brazos del creador. Esta meditación es bastante beneficiosa y se debe hacer continuamente cuando sintamos que los grandes problemas que tenemos nos agobian y no los podemos resistir.

Debemos confiar plenamente en que la justicia divina llegara de la mano de Dios y nos protegerá de los enemigos que desean aniquilarnos y destruir toda nuestra existencia.

Salmo 9


Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón;
Contaré todas tus maravillas.

Me alegraré y me regocijaré en ti;
Cantaré a tu nombre, oh Altísimo.

Mis enemigos volvieron atrás;
Cayeron y perecieron delante de ti.

Porque has mantenido mi derecho y mi causa;
Te has sentado en el trono juzgando con justicia.

Reprendiste a las naciones, destruiste al malo,
Borraste el nombre de ellos eternamente y para siempre.

Los enemigos han perecido; han quedado desolados para siempre;
Y las ciudades que derribaste,
Su memoria pereció con ellas.

Pero Jehová permanecerá para siempre;
Ha dispuesto su trono para juicio.

El juzgará al mundo con justicia,
Y a los pueblos con rectitud.

Jehová será refugio del pobre,
Refugio para el tiempo de angustia.

10 En ti confiarán los que conocen tu nombre,
Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.

11 Cantad a Jehová, que habita en Sion;
Publicad entre los pueblos sus obras.

12 Porque el que demanda la sangre se acordó de ellos;
No se olvidó del clamor de los afligidos.

13 Ten misericordia de mí, Jehová;
Mira mi aflicción que padezco a causa de los que me aborrecen,
Tú que me levantas de las puertas de la muerte,

14 Para que cuente yo todas tus alabanzas
En las puertas de la hija de Sion,
Y me goce en tu salvación.

15 Se hundieron las naciones en el hoyo que hicieron;
En la red que escondieron fue tomado su pie.

16 Jehová se ha hecho conocer en el juicio que ejecutó;
En la obra de sus manos fue enlazado el malo. Higaion. Selah

17 Los malos serán trasladados al Seol,
Todas las gentes que se olvidan de Dios.

18 Porque no para siempre será olvidado el menesteroso,
Ni la esperanza de los pobres perecerá perpetuamente.

19 Levántate, oh Jehová; no se fortalezca el hombre;
Sean juzgadas las naciones delante de ti.

20 Pon, oh Jehová, temor en ellos;
Conozcan las naciones que no son sino hombres. Selah


Te puede interesar: