.
Salmo 7, ayuda a implorar protección al creador

Salmo 7, ayuda a implorar protección al creador

El salmo 7 de la biblia católica es un salmo que podemos leer cuando necesitemos implorar a Jehová su protección. Justicia divina clama al creador el hombre a través de sus palabras quien confía plenamente en la protección de los cielos.

Debemos pedir la protección a Jehová en los momentos difíciles de nuestra existencia con la seguridad que él nos asistirá y nos liberara de nuestros enemigos que desean destruirnos.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Significado del salmo 7


En ocasiones nos sentimos perturbados por la cantidad de problemas personales que nos agobian. Es bueno recordar siempre que la presencia del padre celestial es permanente en todo momento y nos asistirá cuando lo necesitemos.

Este salmo 7 de la biblia católica nos ayuda a implorar protección al creador de los cielos. Debemos leerlo en momentos en que nos sintamos que estamos derrotados ante nuestros enemigos. Si nos sentimos débiles este salmo nos ayudara a fortalecernos para pedir justicia a Jehová ante las acciones que se nos presentan.

El uso del salmo 7


El uso del salmo 7

Una manera de utilizar los beneficios que nos brinda este salmo 7, que está contenido en las páginas de la biblia católica, es leerlo con fortaleza en repetidas ocasiones hasta que sintamos que la energía que emana de cada una de sus palabras nos llena de serenidad y paz.

También podemos encender una vela para completar esta oración que está encerrada en este poderosísimo salmo. Una de las peticiones que se hacen al creador en esta plegaria es el fin para la maldad y que prevalezca la justicia ante los enemigos que nos acechan.

Debemos utilizar este salmo como sello energético cuando clamamos ante el creador justicia y se convertirá en nuestro escudo de protección. Elevar la confianza hacia dios nos reconfortara ante las adversidades y nos dará la fortaleza para continuar el camino con la seguridad que seremos protegidos por la divinidad.

Cada salmo posee una condición que lo hace único y está destinado a un objetivo específico pero siempre nos llevara a seguir un destino hacia la bondad.

Por esa razón debemos utilizar un salmo para cada ocasión y repetirlo con fervor y con la seguridad que nuestras suplicas serán escuchadas y nos será dada por los cielos la ayuda que necesitamos para enfrentar cualquier adversidad.

Salmo 7


Señor, Dios mío, en ti me refugio:
Sálvame de todos los que me persiguen;

Líbrame, para que nadie pueda atraparme
Como un león, que destroza sin remedio.

Señor, Dios mío, si cometí alguna bajeza,
o hay crímenes en mis manos;

Si he pagado con traición a mi amigo
o he despojado sin razón a mi adversario:

Que el enemigo me persiga y me alcance,
Que aplaste mi vida contra el suelo y deje tendidas mis entrañas en el polvo.

Levántate, Señor, lleno de indignación;
Álzate contra el furor de mis adversarios.
Despierta para el juicio que has convocado:

Que una asamblea de pueblos te rodee,
Y presídelos tú, desde lo alto.

El Señor es el Juez de las naciones:
Júzgame, Señor, conforme a mi justicia
Y de acuerdo con mi integridad.

¡Que se acabe la maldad de los impíos!
Tú que sondeas las mentes y los corazones,
Tú que eres un Dios justo, apoya al inocente.

10 Mi escudo es el Dios Altísimo,
Que salva a los rectos de corazón.

11 Dios es un Juez justo
Y puede irritarse en cualquier momento.

12 Si no se convierten, afilará la espada,
Tenderá su arco y apuntará;

13 Preparará sus armas mortíferas,
Dispondrá sus flechas incendiarias.

14 El malvado concibe la maldad,
Está grávido de malicia y da a luz la mentira.
Cavó una fosa y la ahondó,
Pero él mismo cayó en la fosa que hizo:

15 Su maldad se vuelve sobre su cabeza,
Su violencia recae sobre su cráneo.

16 Daré gracias al Señor por su justicia
Y cantaré al nombre del Señor Altísimo.


Te puede interesar: