.
Salmo 66, conexión con el agradecimiento

Salmo 66, conexión con el agradecimiento

El salmo 66 nos conecta con el agradecimiento, fusiona de forma suave la sensación de gratitud personal complementada con el hecho de dar las gracias generalmente; es para enaltecer una liberación, haber vivido gran desesperanza personal o hasta nacional.

Este hermoso salmo aclama a Dios y disfruta la dicha de amarle. Como salmista diebes sentirlo para que se eleve, cántalo y antes de que ofrezcas en sacrificio el cumplimiento de algún voto hecho, regocíjate en el amor y la fe por Él.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Significado del salmo 66


Significado del salmo 66

Si deseas aclamar a Dios y enaltecerlo con alegría, solo pon atención en el versículo 1 que te invita a “toda la tierra”, ya que sus obras son maravillosas, incluso sus enemigos se someten a Él.

Es importante que tengas presente que todas las obras de Dios son muy poderosas. Con estas palabras el salmista invita a venir y a verlas, para que así se puedan apreciar estas grandes obras como al expresar la “conversión del mar en seco, por donde el pueblo pudo caminar a pié”.

Todos estos son los llamados milagros ejemplares, siéntete seguro plenamente de lo que Dios puede hacer a tu favor, ya veras como podes caminar por las dificultades y los problemas donde además lograras alejarte de ellos.

Esta oración te da la oportunidad de percibir mucho de lo que debes agradecer al Creador. Debes darle gracias y sentir cada nuevo despertar, cada mañana, dar las gracias por cada momento que os permite vivir, por los hijos que tienes y por el trabajo.

También por vuestras amistades, por todo lo bueno y hasta por todo lo que para ti es “malo”, ya que Él permite que suceda en tu vida. Debes dar gracias por la familia que amas, y sobre todo es fundamental que le agradezcas por permitirte estar en su presencia.

El salmo 66 aclama a Dios y percibe como te invita a dar luego tu testimonio de su gran bondad. Expresa tu testimonio con un canto en alabanza, con la música busca las formas y eleva tu mente.

Subyuga tu corazón y captura vuestro sentir, transformarlo todo en alegría y ve como al levantar tus alabanzas a Dios, son cantos de triunfo que resuenan con el eco de los redimidos, trayendo una recompensa que es eterna. El trabajo será para ti agradable, ahuyentado el desánimo.

Salmo 66


Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra:

Cantad la gloria de su nombre: Poned gloria en su alabanza.

Decid a Dios: ¡Cuán terribles tus obras!
Por lo grande de tu fortaleza te mentirán tus enemigos.

Toda la tierra te adorará, Y cantará a ti;
Cantarán a tu nombre. (Selah.)

Venid, y ved las obras de Dios, Terrible en hechos sobre los hijos de los hombres.

Volvió la mar en seco;
Por el río pasaron a pie;
Allí en él nos alegramos.

Él se enseñorea con su fortaleza para siempre: Sus ojos atalayan sobre las gentes: Los rebeldes no serán ensalzados. (Selah.)

Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, Y haced oír la voz de su alabanza.

Él es el que puso nuestra alma en vida, Y no permitió que nuestros pies resbalasen.

10 Porque tú nos probaste, oh Dios: Ensayástenos como se afina la plata.

11 Nos metiste en la red;
Pusiste apretura en nuestros lomos.

12 Hombres hiciste subir sobre nuestra cabeza;
Entramos en fuego y en aguas, Y sacástenos á hartura.

13 Entraré en tu casa con holocaustos: Te pagaré mis votos,

14 Que pronunciaron mis labios, Y habló mi boca, cuando angustiado estaba.

15 Holocaustos de cebados te ofreceré, Con perfume de carneros: Sacrificaré bueyes y machos cabríos. (Selah.)

16 Venid, oíd todos los que teméis a Dios, Y contaré lo que ha hecho a mi alma.

17 A él clamé con mi boca, Y ensalzado fue con mi lengua.

18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me oyera.

19 Mas ciertamente me oyó Dios;
Atendió a la voz de mi súplica.

20 Bendito Dios, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.


Te puede interesar: