.
Salmo 65, reconocimiento por la intervención en tu vida

Salmo 65, reconocimiento por la intervención en tu vida

El salmo 65 tiene para el salmista un elemento fundamental: la alabanza. Esta es como un reconocimiento que lo haces por la intervención de Dios en tu vida y la de las demás personas.

Esta oración es una comunión divina donde se mezclan las intervenciones de amor y fe. En este Salmo, Dios es digno de alabanza y llena tu espíritu de gozo purificándolo.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Significado del salmo 65


Significado del salmo 65

Dios como ser supremo merece todos tus cantos y que además cumplas todas las promesas que le has hecho. El Señor es la muestra de la mayor honra y de toda la gloria.

Actuando en su tiempo, olvida tu tiempo y siempre expresa la oración que viene del corazón, en especial si te parece que ya no soportas más la culpa, siente como perdona todos tus pecados. Él siempre estará ahí.

En aquellos tiempos donde reinaba el antiguo testamento, todos los votos se tomaban bastante en serio y además debían ser cumplidos también en su totalidad.

Ninguna persona tenía que hacer un voto en sí, pero si lo hacia, se convertía en algo obligatorio. Y luego una vez cumplido, este se manifestaba en forma de una gran alabanza a Dios dándole gracias por responder las oraciones ofrecidas.

El salmista debe tener en cuenta la importancia que existe al momento de manifestar “Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habite en tus atrios; seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo”.

Purifica tu alma y dale paso a la misericordia para que os podéis estar entre los privilegiados que le acompañan en el andar. Debéis entender que Dios crea sus caminos así como sus pensamientos, estos no son los vuestros y además él actúa según su plan.

Tu solamente podes ir hacia donde él te muestre y ser parte de su magnífica obra en la Tierra. Alabaras y glorificaras su nombre porque Él es supremo y misericordioso. Dale gracias “¡Dios, gracias es un privilegio servirte estar en tu casa y sentir tu apoyo!”

Aun en medio de grandes dolores puedes enaltecer el nombre del señor y rendirte ante su inmenso amor y podrás ver como la intervención de su divina presencia te escucha.

Salmo 65


A ti en silencio te espera la alabanza en Sion, oh Dios;
y a ti se pagarán los votos.

Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne.

Las iniquidades prevalecen contra mí, mas nuestras transgresiones tú las perdonarás.

Bienaventurado el que tú escojas y hagas que se acerque a ti, para que habite en tus atrios.
Seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo.

Con tremendas cosas, en justicia, nos responderás tú, oh Dios de nuestra salvación, esperanza de todos los términos de la tierra y de los mares más remotos.

Tú, el que afirma los montes con su poder, ceñido de poderío;

El que calma el estruendo de los mares, el estruendo de sus olas, y el alboroto de las naciones.

Por tanto, los habitantes de los confines de la tierra temen ante tus maravillas.
Tú haces alegrar las salidas de la mañana y del atardecer.

Visitas y riegas la tierra; en gran manera la enriqueces;
el río de Dios rebosa de agua;
preparas el grano de ellos, porque así lo dispones.

10 Haces que se empapen sus surcos, los allanas;
los ablandas con lluvias, bendices sus renuevos.

11 Tú coronas el año con tus bienes, y tus sendas destilan abundancia.

12 Destilan sobre los pastizales del desierto, y los collados se ciñen de alegría.

13 Se visten los llanos de manadas, y los valles se cubren de grano;
dan voces de júbilo y aun cantan.


Te puede interesar: