.
Salmo 63, la relación de amor entre el salmista y Dios

Salmo 63, la relación de amor entre el salmista y Dios

Evoca el salmo 63, cuando en tu oración te refieres a las descripciones que son profundas e íntimas y que mencionan esa relación de amor que existe entre el salmista y Dios.

Con esta oración sientes una de las máximas elevaciones en lo que respecta a la espiritualidad que proviene de la biblia. En el salmo 63, el orante puede reafirmar su inclinación total hacia el espíritu santo, la cual es la mejor elección sin importar que puedan aparecer dificultades al andar.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Significado del salmo 63


Significado del salmo 63

Al expresar la alabanza esta viene acompañada de gran satisfacción, ya que “la senda de la alabanza” es un clásico escrito que enseña desde la expresión y desde el alabar, donde al mismo tiempo trae muchas bendiciones.

La persona que está orando puede dejarse envolver y sentir por completo este canto en alabanza: ojos, manos, labios, alma, la boca y también la mente; de esta manera te ofrece el bienestar de alguien que puede adorar de verdad.

El salmista, estando en el peligro, decide orar, y es en la oración donde se hace la experiencia de sentir a Dios. Es aquí que intervienen todos vuestros sentidos: buscad al señor desde la aurora y lo encontraras; son los símbolos del cuerpo que intensifican como realismo: es la carne, la garganta, son tus manos.

Un ser humano en alma y cuerpo, estas participando en la experiencia mística como orante, desde el corazón expresando amor hacia Dios.

Luego se puede establecer una segunda forma en la que se designa a Dios en el hebreo como Él, esto significa ser «el Poderoso». Este es precisamente el título más apropiado cuando la que persona que rinde el culto se siente muy débil, desvalida y agotada.

Representa de esta forma la tierra seca y árida: y es David quien se apoya en todos los símbolos que son tomados del ambiente natural desértico donde lo rodea aquel lugar donde se “esconde de Absalón”. Podéis refirmar con el salmo 63 vivir para Dios.

Salmo 63


Oh Dios, tú eres mi Dios; temprano te buscaré.
Mi alma tiene sed de ti; mi carne te anhela en tierra seca y árida donde no hay agua.

Para ver tu poder y tu gloria, así como te he mirado en el santuario.

Porque mejor es tu misericordia que la vida;
mis labios te alabarán.

Así te bendeciré en mi vida;
en tu nombre alzaré mis manos.

Como de médula y de grosura será saciada mi alma, y con labios de júbilo te alabará mi boca

Cuando me acuerde de ti en mi lecho, y en ti medite durante las vigilias de la noche,

Porque has sido mi socorro, y así en la sombra de tus alas me regocijaré.

Está mi alma apegada a ti;
tu diestra me sostiene.

Pero los que para destrucción buscaron mi alma, caerán en los sitios bajos de la tierra.

Serán destruidos a filo de espada;
serán porción para las zorras.

10 Mas el rey se regocijará en Dios; todo aquel que por él jura se gloriará, porque la boca de los que hablan mentira será cerrada.


Te puede interesar: