.
Salmo 56, alejar a todo tipo de enemigos

Salmo 56, alejar a todo tipo de enemigos

Muchas personas tienen algún conocimiento de lo importante que pueden llegar a significar los salmos, teniendo en cuenta que son popularmente conocidos por las virtudes que pueden ofrecerle a las personas creyentes, como es el caso del Salmo 56.

Sin embargo, son realmente pocas las personas que conocen el verdadero alcance que pueden tener estas oraciones y que saben que esta es una herramienta que puede ser capaz de conectar a la tierra con el cielo.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

¿Para qué sirve el Salmo 56?


¿Para qué sirve el Salmo 56?

Cada salmo se caracteriza por estar dirigido a una necesidad específica que pueden tener las personas. Sin embargo, cada uno de ellos tiene un ritual en especifico que debe realizarse de la manera más correcto con la intención de que se puedan obtener los resultados que se desean.

Es justamente por esta razón que no todos los salmos se pueden realizar en cualquier momento, todo lo contrario, cada salmo posee un día u hora en especifico en que deben ser realizados.

Esto es para aumentar las posibilidades de poder revisar lo que estamos pidiendo, aunque existen salmos que no tienen ningún ritual en especifico.

En el caso del Salmo 56, sus oraciones están dirigidas a las personas que por alguna circunstancia estén pasando por un momento en donde su vida pueda estar en riesgo.

En relación a esto, las oraciones del Salmo 56 también pueden servir para alejar a todo tipo de enemigos, bien sea conocidos hasta esos enemigos que no conocemos, pero que por alguna razón se encargan de buscar la manera de perjudicarnos, teniendo en cuenta que este es un salmo protector.

Los resultados de estas oraciones darán resultado a medida de que se vayan realizando los rezos de manera continua.

¿Cuándo realizar las oraciones del Salmo 56?


La mayoría de los salmos tienen rituales en específico que se deben realizar a la medida para obtener lo que se desea, aunque existen salmos que no necesitan de ningún ritual o estar acompañados de otros elementos para que puedan resultar.

En el caso del Salmo 56, se caracteriza por ser un salmo que no se rige por un ritual en específico, es por esta razón que puede ser rezado hasta que se vean los resultados y se recomienda que mientras se realicen las oraciones con más fe y más continuamente seguramente podremos recibir pronto lo que queremos.

Salmo 56


Oh Dios, ten piedad de mí, que me hostilizan; me acosan asaltantes todo el día.

Me hostigan todo el día y me miran cómo me debato. ¡Qué numerosos son mis adversarios!

En ti pondré, oh Altísimo, mi confianza el día que tenga miedo.

Renuevo mi fe en las palabras de Dios, confío en Dios y no temo más: ¿qué me puede hacer un ser de carne?

Oigo todo el día palabras hirientes, no piensan más que en hacerme daño.

Se agrupan, se ocultan, me siguen el rastro, se lanzan a la caza de mi vida.

Después de tanta maldad, que no se escapen, que sobre ellos recaiga, oh Dios, la furia de los paganos.

Tú contaste mis disgustos, recogiste mis lágrimas en tu odre.

Retrocederán mis enemigos el día que te invoque. Sé muy bien que Dios está conmigo.

10 Mi fe renuevo en las palabras de Dios, tengo fe en la palabra del Señor;

11 Confío en Dios y no temo más, ¿qué puede hacerme un hombre?

12 No me olvido, oh Dios, de mis promesas, te ofreceré sacrificios para darte gracias.

13 Porque me sacaste de la muerte; no dejaste que diera un paso en falso. En presencia de Dios seguiré caminando a la luz de los vivos.


Te puede interesar: