.
Salmo 55, para quién busca fuerza espiritual

Salmo 55, para quién busca fuerza espiritual

El empleo del Salmo 55 en conjunto con algunos rituales que pueden incluir velas e inciensos utilizados en una hora especifica, permiten que estas oraciones puedan beneficiar en gran porcentaje a las personas que las rezan.

Los salmos son un tipo de oración muy conocida no solo por su fuerza, sino también por la capacidad que tienen de poder ayudar a las personas a superar algún tipo de adversidades.

Entre todos los salmos que se encuentran disponibles, el Salmo 55 es uno de los que mayor fuerza espiritual ofrece a los creyentes, siempre y cuando estos realicen peticiones positivas que no perjudiquen a otras personas.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

A tener en cuenta antes de utilizar el Salmo 55


El Salmo 55 es considerado como una de las oraciones de más poder espiritual y gracias a esto, podemos decir que el uso de este salmo en específico es de mucho cuidado y depende de las personas creyentes si pueden utilizarlo como beneficio propio o para perjudicar a otras personas.

Sin embargo, lo más recomendable es que las personas pidan por cosas buenas ya que el universo siempre se encarga de devolver todas las cosas malas que se piden, por esta razón, lo más conveniente es pedir por cosas buenas con la finalidad de siempre poder convivir en armonía.

¿Para qué sirve el Salmo 55?


¿Para qué sirve el Salmo 55?

Los salmos son conocidos como oraciones antiguas capaces de ofrecen múltiples ventajas a los creyentes que realizan estos rezos, su fuerza es tan poderosa que casi lograron pasar desapercibidos durante una importante cantidad de años.

Los salmos pueden brindar ayuda, si las personas piden por justicia, enfermedades, paz, entre otro tipo de peticiones.

En el caso del Salmo 55, sus oraciones ayudan considerablemente a las personas que se encuentran prisioneras pudiendo obtener resultados favorables si estas oraciones se rezan de la manera correcta y en el momento especifico.

Para poder obtener los resultados que se quieren, se deben seguir una serie de rituales que permitan aumentar las posibilidades de que se puedan cumplir las cosas por las que se está orando.

Esto será más fácil si rezamos el Salmo 55 con la fe necesaria para conseguirlo y a su vez, se deben visualizar como las rejas de la prisión se abren mientras usted las atraviesa con la finalidad de alcanzar la libertad.

Este tipo de oraciones se deben realizar con mucha fe y mientras se repitan en más oportunidades, más serán las posibilidades de obtener los resultados que se quieren.

Salmo 55


1Oh Dios, pon atención a mi plegaria no desatiendas mis súplicas.
2Atiéndeme y respóndeme: me agito lamentándome y gimiendo.
3Al oír la voz del enemigo y las amenazas del impío.
4Con sus aullidos me ensordecen y me persiguen con alevosía.
5Mi corazón se estremece en mi pecho, una angustia mortal me sobrecoge; me invaden el miedo y el terror y el pavor me atenaza. Y yo dije:
6Si tuviera alas de paloma volaría a donde pudiera posarme.
7Huiría muy lejos, y pasaría la noche en el desierto.
8Buscaría un asilo a toda prisa contra la tempestad y contra el viento.
9Dispérsalos, Señor, confúndeles las lenguas, pues violencia y discordia he visto en la ciudad;
10Rondan por sus murallas día y noche y dentro están la injusticia y el crimen.
11El mal aloja en ella; de su plaza no se alejan la astucia y el engaño.
12Si llegara a insultarme un enemigo, yo lo soportaría; si el que me odia se alzara en contra mía, me escondería de él;
13Mas fuiste tú, un hombre como yo, mi familiar, mi amigo,
14A quien me unía una dulce amistad; juntos íbamos a la casa de Dios en alegre convivencia.
15Que la muerte los sorprenda, que bajen vivos al lugar de los muertos, pues el mal se cobija en su interior.
16Pero yo clamo a Dios y el Señor me salvará.
17De tarde, de mañana, al mediodía, me lamento y me aflijo y escuchará mi voz.
18Me dará la paz, me sacará del combate, aunque muchos estén en contra mía.
19Dios atenderá y los humillará, el que reina desde siempre. ¿Podrán convertirse si no temen a Dios?
20Alzan la mano contra sus amigos, no cumplen sus compromisos,
21Su boca es más untuosa que una crema pero su corazón es agresivo; sus palabras, más suaves que el aceite, son espadas desenvainadas.
22Descarga en el Señor todo tu peso, porque él te sostendrá; no dejará que el justo se hunda para siempre.
23Tú, oh Dios, los echarás al pozo de la muerte los hombres sanguinarios y embusteros: no llegarán a la mitad de su vida, pero yo, confío en ti.


Te puede interesar: