.
Salmo 28, la oración del justo y de la confianza plena

Salmo 28, la oración del justo y de la confianza plena

El Señor es omnisciente. Dios siempre lo vera y lo sabrá todo, mas la intención del Salmo 28 es la exhortación a la oración constante y la confianza plena en Jehová.

En la biblia la oración es de las herramientas más fuertes que tenemos los hombres para hacer cosas grandiosas. La oración del justo siempre va a ser escuchada y respondida por Dios en su propio tiempo, pero expresa que hay que ser consecuentes para poder ver el resultado.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Usos del Salmo 28


Usos del Salmo 28

En el nuevo testamento, en el libro de Mateo el apóstol nos expresa: Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”.

¿Qué más pruebas se necesitan para confiar plenamente en el Señor? Él nos ama profundamente y para todo aquel que le ama todo le saldrá bien. Pero la constante comunicación con Dios es lo que determinará el tiempo de la respuesta a nuestras oraciones.

Los creyentes no deben descansar hasta que hayan recibido alguna señal de que se escuchen sus oraciones, tal como aquella viuda que pide por justicia que es mencionada por Jesucristo en el evangelio del apóstol Lucas.

Este es el punto de la primera parte del salmo 28. Solo con nuestra constancia el Señor puede probar nuestra fe, pues eso nos enseña y le demostramos que tenemos toda nuestra confianza puesta en Él.

Otro aspecto importante que este salmo nos enseña es la alabanza por la respuesta a nuestras peticiones. Puede sonar a metafísica o a filosofía de la nueva era, pero la misma biblia nos manda a visualizar las cosas y estados y creer que las los tenemos.

De hecho, en el libro de los Romanos 4.17 el apóstol nos dice: “Como está escrito: Que por padre de muchos gentiles te he puesto delante de Dios, al cual creyó; el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como las que son”. A pesar de que El Señor modifica nuestro presente Él es un Dios de futuro y desea que sus hijos piensen de la misma manera.

Que mejor manera de hacerle honor a esta palabra que alabándolo por las oraciones contestadas. Así no se esté o no se tenga lo que se desea visualícese de esa manera pues El Señor ya te ve en ese lugar de victoria.

Salmo 28


A ti clamaré, oh Jehová.
Roca mía, no te desentiendas de mí,
Para que no sea yo, dejándome tú,
Semejante a los que descienden al sepulcro.

Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti,
Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo.

No me arrebates juntamente con los malos,
Y con los que hacen iniquidad,
Los cuales hablan paz con sus prójimos,
Pero la maldad está en su corazón.

Dales conforme a su obra, y conforme a la perversidad de sus hechos;
Dales su merecido conforme a la obra de sus manos.

Por cuanto no atendieron a los hechos de Jehová,
Ni a la obra de sus manos,
El los derribará, y no los edificará.

Bendito sea Jehová,
Que oyó la voz de mis ruegos.

Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

Jehová es la fortaleza de su pueblo,
Y el refugio salvador de su ungido.

Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad;
Y pastoréales y susténtales para siempre.


Te puede interesar: