.
Salmo 25: dirección, perdón y protección

Salmo 25: dirección, perdón y protección

Vivir conscientes de la existencia de Dios determina muchas cosas en nuestra vida. Este es el tema del Salmo 25.

En su mayoría, seguimos a Dios por el bienestar que provoca en nosotros, pero no estamos exentos de tribulaciones ya que vivimos en un mundo con varios tipos de creencias que debemos de respetar.

Por nuestra condición humana y pecaminosa, podemos hallarnos en una situación desfavorable o sencillamente estar ahí como una prueba a la que el Señor nos somete para que en el mejor de los casos nuestra fe sea afianzada y así podamos ser promovidos y ser merecedores de su bendición.

Lee también: Salmo para la prosperidad y bienestar en la vida

Usos para el Salmo 25


Usos para el Salmo 25

El Salmo 25 se caracteriza por tres importantes peticiones por parte del Rey David hacia Jehová: dirección, perdón y protección.

El salmo inicia con una petición de guía o dirección. En este mundo de tinieblas, siendo regido por el padre de la mentira que es el diablo y teniendo un corazón engañoso por sobre todas las cosas es muy difícil saber por nuestra propia cuenta el camino que debemos tomar.

Pero si recurrimos al dador de toda la sabiduría, al Rey de Reyes y Señor de Señores, Él iluminará nuestra mente, quitará toda tiniebla de nuestros ojos y nos enseñará el camino que debemos de seguir. Más adelante, en el salmo 119 capitulo 105 David afirma: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino”.

Seguido de esto el salmista pide por el perdón de su alma. A diferencia de lo que todos creen, el Rey David no era un hombre perfecto. La única persona perfecta en la biblia es Jesucristo, aun así, es llamado El Hombre Conforme al Corazón de Dios.

Esto se debe a que a pesar de sus errores, el Rey David siempre volvía su mirada al Dios de Israel, pedía perdón y no cometía el mismo error de nuevo. David sabía que Jehová, de entre todas las cosas es un Dios misericordioso, que no se resiste ante un corazón contrito y humillado a sus pies.

Por último, se encuentra al final del salmo la petición por protección. EL Dios de Israel es un Dios justo que no desampara a los que le aman. Aun cuando nos veamos asediados por nuestros enemigos no debemos temer pues Jehová esta con nosotros.

Salmo 25


A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.

Dios mío, en ti confío;
No sea yo avergonzado,
No se alegren de mí mis enemigos.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido;
Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Muéstrame, oh Jehová, tus caminos;
Enséñame tus sendas.

Encamíname en tu verdad, y enséñame,
Porque tú eres el Dios de mi salvación;
En ti he esperado todo el día.

Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias,
Que son perpetuas.

De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes;
Conforme a tu misericordia acuérdate de mí,
Por tu bondad, oh Jehová.

Bueno y recto es Jehová;
Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

Encaminará a los humildes por el juicio,
Y enseñará a los mansos su carrera.

10 Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad,
Para los que guardan su pacto y sus testimonios.

11 Por amor de tu nombre, oh Jehová,
Perdonarás también mi pecado, que es grande.

12 ¿Quién es el hombre que teme a Jehová?
El le enseñará el camino que ha de escoger.

13 Gozará él de bienestar,
Y su descendencia heredará la tierra.

14 La comunión íntima de Jehová es con los que le temen,
Y a ellos hará conocer su pacto.

15 Mis ojos están siempre hacia Jehová,
Porque él sacará mis pies de la red.

16 Mírame, y ten misericordia de mí,
Porque estoy solo y afligido.

17 Las angustias de mi corazón se han aumentado;
Sácame de mis congojas.

18 Mira mi aflicción y mi trabajo,
Y perdona todos mis pecados.

19 Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado,
Y con odio violento me aborrecen.

20 Guarda mi alma, y líbrame;
No sea yo avergonzado, porque en ti confié.

21 Integridad y rectitud me guarden,
Porque en ti he esperado.

22 Redime, oh Dios, a Israel
De todas sus angustias.


Te puede interesar: