.
Salmo 141, evoca la oración del justo

Salmo 141, evoca la oración del justo

Los Salmos son un conjunto de alabanzas, suplicas y acción de gracias, dirigidas a Dios o Jehová (Yahveh).

Estos textos, escritos en clave poética, están contenidos en el Antiguo Testamento de la Biblia. En esta oportunidad, les hablaré sobre el Salmo 141.

Lee también: Conoce los salmos de protección

Evoca la oración del justo ante la provocación


salmo 141

La Biblia de Jerusalén se refiere al Salmo 141 como “La oración del justo ante la provocación” debido a que el Rey David refleja en este Salmo su situación cuando huía de Absalón. Cuando uno es atacado, en la tensión de la situación de crisis, está tentado a responder con los mismos métodos. Por lo que pide a Dios que le guarde de usar los recursos de la carne en vez de mantenerse obediente a Dios.

Este Salmo nos cuenta como en la vida cotidiana hay muchos riesgos de sucumbir a las tentaciones y actuar de igual manera que los impíos.

Además de pedir la intervención de Dios, el Salmo le ayuda a afirmar su fe y sirve para enseñar lo mismo a otros, por lo que el cántico completo es un clamor urgente de un corazón en peligro de caer en la maldad de los que se oponen a él.

Ya que cuando nos atacan con palabras, uno está tentado a responder de la misma manera y así si eso sucede deshonrarremos a Dios.

Es por ello que este Salmo pide la protección de Dios para no caer en lo mismo. Pero alguien que no habla malas palabras puede tener pensamientos de odio y venganza; de modo que podemos también pedir a Dios que guarde nuestro corazón.

El Salmo 141 nos dice que ser responsables ante los demás creyentes es un freno importante contra los deslices morales. David dice que la reprensión del justo es un favor. A nadie le gusta realmente la crítica, pero todos se pueden beneficiar de ella cuando la hacen con sabiduría y se recibe con humildad.

El Rey David sugirió la forma de aceptar la crítica de la siguiente forma: No la rechace, considérela un favor y mantenga su boca cerrada (no se defienda).

Si ponemos esto en práctica convertiremos la crítica en algo positivo que podemos utilizar como sugerencia para mejorar nuestro comportamiento sin importar las intenciones de la misma.

El ritual de meditación de este Salmo va acompañado de quemar un poco de incienso, ya que el Rey David comenzó a sustituir los sacrificios animales en favor del incienso ya que este deja un olor flagrante.

Se debe pedir por la protección de quién nos hace la crítica en vez de guardarle rencor, así como quitarle peso a sus palabras o tomarlas como un consejo según sea el caso mientras se le pide a Dios que aclare nuestra mente para mejorar o no dejarse caer ante las provocaciones.

 

Salmo 141


A continuación, se transcribe integro el texto del Salmo 141 de la Biblia Católica, indicado para realizar el ritual descrito en las líneas anteriores.

  1. Jehová, a ti he clamado; apresúrate a mí; Escucha mi voz cuando te invocare.
  2. Suba mi oración delante de ti como el incienso, El don de mis manos como la ofrenda de la tarde.
  3. Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios.
  4. No dejes que se incline mi corazón a cosa mala, A hacer obras impías, Con los que hacen iniquidad; Y no coma yo de sus deleites.
  5. Que el justo me castigue, será un favor, Y que me reprenda será un excelente bálsamo que no me herirá la cabeza; Pero mi oración será continuamente contra las maldades de aquéllos.
  6. Serán despeñados sus jueces, Y oirán mis palabras, que son verdaderas.
  7. Como quien hiende y rompe la tierra, son esparcidos nuestros huesos a la boca del Seol.
  8. Por tanto, a ti, oh Jehová, Señor, miran mis ojos; En ti he confiado; no desampares mi alma.
  9. Guárdame de los lazos que me han tendido, y de las trampas de los que hacen iniquidad.
  10. Caigan los impíos a una en sus redes, mientras yo pasaré adelante.

Te puede interesar: