.
Protégete de la negatividad invocando el Salmo 140

Protégete de la negatividad invocando el Salmo 140

El Salmo 140 es ideal para obtener protección contra la negatividad y las personas con malas intenciones. La lucha de la luz contra la oscuridad ha sido una preocupación constante entre los seguidores de las distintas religiones.

Cada corriente espiritual ha diseñado sus propios procedimientos, para brindarles tranquilidad a sus fieles, en contra de los influjos negativos. En la religión católica es común encontrar rituales, basados en la lectura de los salmos.

Los Salmos son un conjunto de alabanzas, suplicas y acción de gracias, dirigidas a Dios o Jehová (Yahveh), y contenidas en el Antiguo Testamento de la Biblia. Los salmos están escritos en lenguaje poético.

Entre esta serie de poderosos escritos bíblicos, existe uno considerado como particularmente efectivo, a la hora de invocar protección personal: se trata del Salmo 140.

Este texto está especialmente indicado para aquellas personas que desean alejarse de “amigos” no sinceros; anular conspiraciones; protegerse contra la injusticia, maleficios y brujería.

Lee también: Amuletos y protección espiritual

¿Cómo utilizar el Salmo 140?


salmo 140

Invocar la gracia y protección divina, a través del Salmo 140, es muy sencillo. Únicamente precisa de una vela o velón (veladora) color blanco, colocada sobre un platillo o recipiente no combustible.

Vigile que la llama no entre en contacto con materiales inflamables. Situé la vela sobre una mesa o lo más alto que pueda, sin poner en riesgo su integridad y la de su hogar. Una vez encendida la llama, proceda a recitar el Salmo 140.

Deje que la vela se consuma, y deseche los residuos de cera en los contenedores de desperdicios correspondientes. Repita el ritual las veces que considere necesario, pero procure que sea siempre en horas de la tarde.

Importante: Aunque tengas una idea de quién es la persona que ejerce la influencia negativa, no la visualices durante el ritual (recuerda la Ley del Karma). Enfoca tu mente en la lectura del Salmo 140 y deja que la Divinidad se encargue de hacer los ajustes necesarios.

El Salmo 140


A continuación, se reproduce el texto completo del Salmo 140, utilizado para completar el ritual.

“Líbrame Señor del hombre malvado. Defiéndeme de la gente violenta, de los que en su corazón maquinan males y provocan riñas cada día; que cual serpiente afilan sus lenguas y veneno de víbora hay en sus labios”.

“Señor, protégeme de manos del impío, defiéndeme de la gente violenta que piensa cómo hacerme tropezar”.

“Los soberbios me han puesto un lazo oculto, han tendido redes bajos mis pies y me han puesto trampas junto al sendero”.

“Dije al Señor: Tú eres mi Dios. Presta atención, Señor, a la voz de mi súplica”.

“Señor Dios, salvador mío, cubre mi cabeza el día del combate. No consientas, Señor, los deseos del malvado. No dejes que su plan se realice”.

“Que no alcen su cabeza los que me asedian, que la malicia de sus labios los ahogue; que lluevan sobre ellos brasas ardientes; que los eches al abismo y no salgan”.

“Que la tierra rechace al detractor y el mal persiga al violento, sin darle tregua. Sé que el Señor hará justicia al desvalido y dará a los pobres la razón”.

“Los justos darán gracias a tu Nombre, y los hombres rectos se quedarán en tu presencia”.


Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices