.
Salmo 100, un llamado a la gratitud

Salmo 100, un llamado a la gratitud

El salmo 100 es una verdadera joya para alcanzar el éxito en nuestra vida espiritual. Nos sirve para mostrar nuestro amor a Dios con adoración y nos permite cantar con gozo para agradecer al Padre por tantos favores concedidos.

De igual manera, este salmo nos enseña a servir, a trabajar para alguien, a ser siervo y adorar. De allí proviene el principio básico del amor de Dios: servir a sus hijos y que sus hijos amen al prójimo y se sirvan entre ellos. En esta oportunidad te contaremos cómo aplicar estas líneas en tu día a día para mejorar tu relación con Dios.

Lee también: Conoce los salmos de protección

Salmo 100 de acción de gracias y júbilo por la grandeza de Dios


salmo 100

Muchas personas viven la vida como si fueran sus propios creadores y el centro de su pequeño universo. Esta mentalidad los lleva a ser ambiciosos, por lo tanto cuando pierden todo lo material, tienden también a perder todas sus esperanzas.

Sin embargo, cuando los hijos de Dios entendemos su presencia y su poder de creación que nos proporciona todo lo que tenemos, queremos compartir con los demás todo lo que nos ha regalado. Entonces, a pesar de que perdamos las cosas materiales, podemos tener la confianza plena de que Dios nos salvará y su presencia nos fortalecerá en todo momento.

El salmo 100 nos enseña lo sublime que puede llegar a ser el amor de un hijo para con su Padre a través de los himnos del salmo: cantar, servir, reconocer, entrar en su presencia y darle al Señor todo nuestro amor, son los requisitos más importantes de la adoración.

Sin embargo, la adoración más importante es el Amor. El salmo 100 nos enseña que todos tenemos una misión en el camino hacia la morada de Dios, esa misión es que cada habitante de la tierra reconozca la existencia, la presencia y la omnipotencia de Dios, y le adoren como el único rey del universo.

Si Dios es la autoridad máxima en toda la Tierra, es coherente que cada habitante de la Tierra le admire y le adore. No se puede pensar, como nos han hecho creer desde hace mucho tiempo, que cada quien es responsable de lo que sucede en su vida, ya que ello se aleja de todo reconocimiento del Poder de Dios. Él todo lo controla, todo lo puede, todo lo quita y lo pone para bien de nuestra santidad.

Si deseas reforzar tu relación con Dios, no dudes en incluir la lectura de este salmo antes de realizar tus oraciones matutinas y nocturnas.

 

Salmo 100


salmo 100

1 Salmo de acción de gracias. Aclame al Señor toda la tierra,

2 sirvan al Señor con alegría, lleguen hasta él con cantos jubilosos.

3 Reconozcan que el Señor es Dios: él nos hizo y a él pertenecemos; somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

4 Entren por sus puertas dando gracias, entren en sus atrios con himnos de alabanza, alaben al Señor y bendigan su Nombre.

5 ¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones.


Te puede interesar: