.
Un poderoso sahumerio para purificar tu hogar

Un poderoso sahumerio para purificar tu hogar

El sahumerio es la sustancia, mezcla de polvos o resinas que es incinerada con el propósito de producir una fragancia, a través del humo, capaz de equilibrar y purificar las energías en un determinado espacio.
 
En este sentido, el incienso es considerado un sahumerio; sin embargo, suele otorgársele este nombre a los elementos que son quemados sobre carbón ardiendo, y producen un aroma más intenso que el incienso tradicional.
 
Igualmente, el humo emitido por la quema del sahumerio también suele ser más denso que el de las varillas de incienso; y su uso está indicado para contrarrestar las vibraciones negativas e inducir trances.

Lee también: Conoce el poder del Incienso
 

Sahumerio para el hogar


Los sahumerios pueden estar compuestos por una o varias sustancias en polvo o resinas. Una de las mezclas más populares y poderosas para realizar limpiezas energéticas domésticas, es la mixtura de tres resinas: incienso, estoraque y mirra.
 
La resina de incienso es comúnmente asociada con los ritos de la Iglesia Católica. Entre las propiedades asociadas con su aroma, figura disminuir los niveles de estrés, propiciar la paz y favorecer el entendimiento.
 
A la mirra se le relaciona con rituales de purificación y exorcismo. Es muy apreciada por favorecer la conexión con la Divinidad. Por su parte el estoraque, atrae las energías positivas y la prosperidad (material y espiritual).

¿Cómo utilizar el sahumerio?


Para realizar el sahumerio, debe tomarse igual cantidad de cada una de las resinas con las que se trabajará (en este caso incienso, estoraque y mirra), y mezclarlas en un recipiente, no metálico ni plástico.
 
Posteriormente seleccionar un envase no combustible o un incensario, y colocar de 3 a 5 trozos de carbón vegetal o carbón de leña. Enciende los carbones y permite que se conviertan en brasas ardientes.
 
Derrama una pequeña cantidad del sahumerio sobre las brasas (aproximadamente media cucharadita). Repita el procedimiento cada vez que el humo comience a disiparse (no antes), y continua hasta acabar con el sahumerio preparado.
 
El objeto de agregar el sahumerio poco a poco sobre los carbones, en pequeñas dosis, es evitar que las brasas se apaguen. Toma el incensario en tus manos y recorre una a una las estancias de la casa.
 
El recorrido debe iniciar en la entrada principal del hogar, y seguir el sentido de las agujas del reloj (de izquierda a derecha). No dejes ningún espacio sin sahumar (impregnar con el humo) y detente donde consideres necesario.
 
Puedes entonar una plegaria de tu preferencia, mientras recorres la casa con el sahumerio, solicitando a la Divinidad que limpie los espacios y proteja tu hogar y tu familia de toda energía negativa.
 
Las ventanas y las puertas de la casa que ofrecen salida al exterior, deben permanecer cerradas durante el ritual, y aproximadamente 30 minutos después. Por lo que se recomienda realizar el procedimiento cuando se encuentre solo, para evitar afectar a personas sensibles o alérgicas.
 
Asimismo, puedes abandonar la casa una vez termines el recorrido con el sahumerio, mientras se cumplen los 30 minutos posteriores. Culminado el ritual y apagadas las brasas, arroja las cenizas a un curso de agua o por el drenaje de la cocina.
 

Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes