.
Ritual de San Pancracio y el perejil para obtener empleo

Ritual de San Pancracio y el perejil para obtener empleo

En esta oportunidad te traemos un efectivo ritual de San Pancracio y el perejil para conseguir trabajo.

San Pancracio fue uno de los primeros mártires cristianos. Murió decapitado por su fe a la edad de quince años, presumiblemente en el año 304, en la Vía Aurelia de Roma.

Por su extrema juventud a hora de su muerte, es considerado el santo patrono de los niños, además de protector de los enfermos, y los afligidos por la pobreza y la falta de empleo.

La imagen de San Pancracio es venerada como un potente talismán protector y portador de la buena suerte. Para activar sus virtudes, debe tratarse de una figura o estampa regalada, nunca comprada.

La tradición indica que regalar una imagen de San Pancracio a quien estrena una casa o inaugura un negocio, proporciona incontables bendiciones para el propietario de la efigie.

Generalmente, la figura de San Pancracio es acompañada por un vaso con agua y algunas ramitas de perejil, en recordatorio de la palma del martirio, símbolo de la muerte en defensa de la fe.

Importante: cuando sitúes la imagen de San Pancracio en tu hogar o negocio, cuida de que el dedo levantado que tiene la figura no señale hacia una ventana o puerta, porque se escapan las bendiciones.

Ubica la figura mirando hacia el interior de la vivienda. Algunos expertos en el tema de las imágenes religiosas, sugieren que puedes atraer el dinero, colgando  una moneda, con el centro hueco,  en el dedo de San Pancracio.

Ritual de San Pancracio y el perejil para empleo


ritual de san pancracio

Si deseas conseguir con urgencia un nuevo empleo, puedes practicar el siguiente ritual de San Pancracio, para lo cual necesitaras:

  • una figura del santo;
  • tres monedas de curso corriente;
  • un vaso de vidrio;
  • agua;
  • ramitas de perejil;
  • un platillo de cerámica,
  • y tres velas amarillas (también puedes usar blancas).

Ritual de San Pancracio para conseguir empleo paso a paso

  1. Coloca la estampa o figura de San Pancracio en lugar en el que pueda permanecer sin ser perturbada, durante el tiempo de duración del ritual.
  2. Al lado de la imagen, sitúa el vaso de vidrio.
  3. Deposita las tres monedas en el vaso de vidrio, y luego llénalo hasta la mitad con agua.
  4. Coloca las ramitas de perejil dentro del vaso de vidrio, con agua, justo al lado de San Pancracio.
  5. El siguiente paso del ritual de San Pancracio, es rezar con fervor una oración a el Santo.
  6. Enciende la vela amarilla (o blanca), colocada sobre el platillo de cerámica frente a la imagen de San Pancracio y reza un Padre Nuestro, un Avemaría, un Credo de los Apóstoles y un Gloria.
  7. Deja que la vela se consuma por completo.

Repite el ritual durante tres días seguidos, siempre a la misma hora. Concluido el ciclo de tres días, puedes guardar los elementos rituales.

Desecha el agua por el drenaje. Los residuos de vela y las ramitas de perejil pueden ser arrojados a los contenedores de desperdicios correspondientes. Conserva las tres monedas y el resto de los elementos rituales.

Puedes colocar semanalmente una ramita de perejil, en un vaso con agua, ante la imagen de San Pancracio, como una ofrenda. Recuerda que la figura o estampa de San Pancracio debe ser regalada, no comprada por ti.

Oración a San Pancracio


Glorioso mártir de Jesucristo, amable protector mío, San Pancracio, ya que el Señor escucha tan favorablemente tus ruegos, ayudando espiritual y temporalmente a los que piden sus gracias por tu intercesión, atiende la petición que, con humilde confianza en la bondad de Dios y apoyado en tu poderoso valimiento, elevo al cielo en mi presente necesidad.

 (Solicita la oportunidad de empleo que quieres conseguir)

Ya que tu amor a Dios te animó a ofrecer la vida en testimonio de la fe, obtén para mí este mismo amor y fortaleza en la práctica y confesión de la fe.

Te ruego, con el alma afligida, lleves ante Dios mis presentes necesidades para que sean atendidas urgentemente, también solicito tu santa protección sobre mí y sobre mi familia, porque sé que Dios se complace en atender las peticiones de tus devotos, si han de ser para el bien de sus almas y mayor gloria suya.

Amado San Pancracio, socórreme con tu infinita caridad y proporcióname la dicha de amar cada día más a nuestro redentor Jesucristo, a quien por tu mediación ¡oh santo protector! Espero ver y adorar siempre en el Cielo.

Amén.


Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices