.
Utiliza hielo para rechazar la envidia y ganar bienestar

Utiliza hielo para rechazar la envidia y ganar bienestar

El agua es un poderoso elemento natural, empleado en un sinnúmero de rituales y tratamientos de sanación (física y espiritual). En su estado líquido nos recuerda la fluidez, los sentimientos y la purificación.
 
Sin embargo, al bajar las temperaturas y solidificarse, el agua se convierte en hielo y con ello cambian las propiedades que le son acreditadas, en los distintos tipos de ritos mágicos.
 
El hielo es considerado un catalizador mágico por excelencia, utilizado en rituales de protección y defensa, principalmente aquellos diseñados para neutralizar envidia y negatividad (propia o dirigida).
 
En la antigüedad, la magia con hielo estaba restringida a aquellas comunidades donde existían glaciares o se experimentaban helados inviernos, pero esta situación cambió, gracias a la invención de neveras (frigoríficos y refrigeradores).
 
Actualmente es posible que realices rituales de protección con hielo, en tu propio hogar, con un mínimo de materiales y siguiendo una serie de pautas sencillas, que evitarán cualquier efecto colateral.

Lee también: Amuletos y protección espiritual  
 

Ritual con hielo para rechazar la envidia


Como en la mayoría de los ritos mágicos, la visualización juega un papel muy importante; adicionalmente emplearás:
  • un pequeño recipiente de plástico (puede ser una cubeta para hacer hielo);
  • un lapicero de tinta negra;
  • papel pergamino (puede adquirirse en tiendas esotéricas) o de bolsa (la que se emplea para envolver el pan).                   
 
Visualiza a la persona que te lanza energías negativas (envidia, celos, chismes, etc.), si no la conoces no te preocupes, la idea es que te enfoques en la sensación de malestar que te produce ser objeto de la negatividad.
 
Toma un trozo de papel (pergamino o de bolsa) y escribe la carga negativa (celos, chismes, envidia, odio, etc.). Te preguntarás por qué se debe colocar el sentimiento negativo, en lugar de la persona que envía el maleficio.
 
La respuesta es simple: estás neutralizando la negatividad y contrarrestando sus efectos. No atacando al otro individuo. Si colocas el nombre del atacante, generarás una deuda kármica, que puede enlazarte con esa persona por mucho tiempo. Lo que debe anularse es la mala intención sobre ti.


 
Luego de escribir el sentimiento negativo en el trozo de papel, utilizando el lapicero (o pluma) de tinta negra; dobla el papel lo más pequeño que puedas; colócalo dentro del recipiente de plástico; agrégale agua y guárdalo en el congelador.
 
Algunos especialistas esotéricos recomiendan agregar un poquito de vinagre blanco al agua, antes de proceder con la congelación. Esto es opcional, y sirve como un potenciador del ritual, pero no es indispensable.
 
Una vez congelada la intención negativa, déjala permanecer en el hielo hasta que sientas que la situación se desvanece y el peligro ha pasado. Cuando la negatividad esté neutralizada, saca el hechizo del congelador y extrae el papel congelado del recipiente plástico (con el hielo).
 
Puedes arrojarlo en un curso de agua (mar o río) o por el desagüe de la cocina; recuerda visualizar, en ese momento, que esa negatividad se aleja de ti, para siempre, y agradece a tus guías y protectores espirituales.
 
Este ritual puede ser utilizado también para situaciones individuales, como falta de confianza en ti mismo, sentimientos de derrota, pesimismo, frustración y cualquier otra carga negativa, que bloqué tu desarrollo personal y espiritual.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes