.
Ritual para obtener la ayuda del Arcángel Gabriel

Ritual para obtener la ayuda del Arcángel Gabriel

San Gabriel Arcángel es asociado con importantes momentos religiosos como la anunciación de la concepción, nacimiento, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret; y el dictado del Corán a Mahoma.
 
Es conocido como el arcángel de la Esperanza y la Revelación. A través de la mediación del Arcángel Gabriel, puedes transmutar pensamientos negativos, manifestar belleza (interna y externa), paz, armonía, pureza.
 
Asimismo, es posible obtener su ayuda si necesitas inspiración artística, facilitar los procesos de comunicación, acompañar a las parturientas durante el parto y a los recién nacidos.

Lee también: Invocando el Arcángel del día
 

Buscando ayuda divina


En su libro Angelorum (1999), la especialista en temas esotéricos Migene González Wippler explica que para invocar la ayuda de San Gabriel Arcángel, en momentos de gran contrariedad, es necesario esperar una noche de Luna Llena y encender una vela plateada.
 
Seguidamente, formular la petición al espíritu angélico y apagar la llama de la vela en una copa de vidrio, que contenga agua mineral fría. Sacar la vela de la copa, colocarla a un lado, y beber el agua de una vez, sin respirar.
 
Repetir el ritual durante toda la fase de Luna Llena. La última noche, dejar que la vela se consuma en su totalidad. Es conveniente colocarla en un platillo de material no combustible, y asegurarse de que no se encuentra cerca de elementos conductores del fuego.



 

Palabras de Poder


El ritual puede ser acompañado por una plegaria a San Gabriel Arcángel, hecha con tus propias palabras, explicando el problema que te aqueja y el tipo de asistencia que requieres para solventarlo.
 
Si encuentras difícil concretar las frases, no te preocupes. Preparamos para ti una plegaria de ayuda al Arcángel Gabriel:
 
“Querido San Gabriel Arcángel, por favor te pido: utiliza en mí tu Llama Blanca Cristalina de Paz y Pureza. Purifica  toda angustia, dolor, tristeza, rencor y miedo presente en mí, y lléname de Paz, Armonía y Esperanza. Bendice a mi familia y ayúdame en este momento de contrariedad”. Amén.
 
Si esta oración no se identifica con tus sentimientos, puedes recitar la siguiente plegaria, de autor desconocido, que recopilamos para ti:
 
“Oh glorioso Arcángel San Gabriel, llamado Fortaleza de Dios, príncipe entre los espíritus angélicos, embajador del Altísimo, que mereciste ser escogido para anunciar la Encarnación a la Santísima Virgen. Te suplico ruegues a Dios por mí, para que logre gozar el fruto de la divina redención”. Amén.
 
Puedes acompañar está oración con un Padre Nuestro, un Credo de los Apóstoles y un Avemaría, en acción de gracias.  


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes