.
Retroalimentación: lo qué es y su aplicación en la fisiología

Retroalimentación: lo qué es y su aplicación en la fisiología

Desde el punto de vista semántico la retroalimentación es un término compuesto. El prefijo retro indica atrás en el tiempo, mientras que el término alimentación es empleado en el sentido de abastecer o informar y no en relación a la nutrición.

Es útil para enriquecer la comunicación de una persona cualquiera, de una institución o de algún sistema donde hay interacción. Al mismo tiempo, sirve como refuerzo cuando se presenta de manera constructiva.

Lee también: Focusing, ¿sabes cuáles son los beneficios?

Retroalimentación interna y externa


retroalimentación

Podemos decir que una retroalimentación interna es aquella en la que nos damos cuenta de lo que nos pasa a través de las sensaciones que tenemos ante algo o alguna situación.

Supongamos que una persona está nerviosa con alguna situación, aquí la retroalimentación es poder darse cuenta de dicha situación y escoger una respuesta o sacar sus propias conclusiones.

En la externa, la situación que ocurre está referida al ambiente en que estamos y donde la retroalimentación actúa igual que la anterior pero por condicionamientos externos del entorno.

Es posible distinguir entre la retroalimentación negativa y la positiva.

La negativa es prácticamente la no acción. Por ejemplo, una persona nos dice que algo está mal, pero nosotros no hacemos nada al respecto. En la positiva, el receptor devuelve al emisor una información valiosa, una acción para que pueda mejorar en algún aspecto.

Sin duda, que la retroalimentación positiva es más valiosa, ya que con ella es posible sacar conclusiones y modificar estrategias o hábitos.

La retroalimentación en la fisiología


Retroalimentación

En la medicina, específicamente en la fisiología, el término se aplica al mecanismo de control de diversos procesos fisiológicos del organismo, teniendo como expresiones la retroalimentación negativa y la positiva.

La retroalimentación negativa

Actúa como un sistema de control y de regulación de las funciones fisiológicas del organismo. Esto quiere decir que actúa de forma contraria a un determinado estímulo.

Por ejemplo, si hay insuficiencia o exceso de determinado componente orgánico, la negativa actuará de forma contraria para equilibrar al organismo en sus niveles normales, si falta pondrá, si es en exceso quitará.

La retroalimentación positiva

Es un mecanismo que no contribuye a la estabilidad del sistema, dado que promueve el incremento de las desviaciones del equilibrio, alejando el valor de la normalidad.

Sin embargo, puede funcionar como un mecanismo de control. En el mecanismo de coagulación, por ejemplo, la positiva es bastante importante, ya que permite que los agentes de este mecanismo, como la trombina, aumenten su concentración en el lugar de hemorragia, permitiendo la formación de coágulo eficiente que impide la pérdida excesiva de sangre. La positiva necesita de la negativa para su regulación.


Te puede interesar:

Igor Igor

Profesor y escritor. Autodidacta estudioso de la Astrología, el Tarot y de las Escuelas Monásticas en la historia. Practicante de Yoga, cinéfilo y poeta. Habla con nosostros en m.me/wemystices