.
La resurrección de San Lázaro

La resurrección de San Lázaro

San Lázaro es un personaje bíblico conocido como Lázaro de Betania. Según consta en el Nuevo Testamento, acogió al menos en tres ocasiones a Jesús en su casa, dándole refugio, cariño, comida y protección.

Cuenta la leyenda que Jesús se sentía la casa de San Lázaro como la suya propia y, por ese motivo, le resucitó después de muerto. Si quieres conocer más detalles sobre la vida de este santo, continúa leyendo este artículo.

Lee también: San José, el santo del silencio, la protección y el amor

San Lázaro, la historia de una resurrección


Cuenta la leyenda que cuando San Lázaro enfermó, sus hermanas hicieron llegar el siguiente mensaje a Jesús: “Aquél a quien tú amas, está enfermo”.

Jesús se encontraba muy lejos de Betania y no conseguía llegar para ayudar a su buen amigo. El estado de este empeoraba día tras día hasta que, finalmente, murió. En el entierro no estaba Jesús, que sólo conseguiría llegar al cuarto día de la muerte de Lázaro.

Al llegar a Betania Jesús se encontró a las hermanas de Lázaro llorando su pérdida. A él también le invadió la tristeza y pronunció: “Quien cree en mi nunca muere para siempre”.

Cuentan que San Lázaro, después de cuatro días enterrados, salió de su sepulcro caminando. Los allí presentes no daban crédito a lo que veían sus ojos. Lázaro había resucitado y el extraordinario milagro había sido obra de Jesús.

La tumba de San Lázaro: un lugar de peregrinación


La historia de la resurrección de San Lázaro se difundió en el cristianismo y desde ese momento la tumba en Betania se convirtió en un lugar de peregrinación. Actualmente continúa siéndolo.

Aunque hay otros lugares en los que se dice que San Lázaro murió como en la actual ciudad de Lárnaca, en Chipre o en una cantera cercana a Marsella, tras ser martirizado en la plaza de Lenche.

No hay unanimidad sobre lo que San Lázaro hizo tras su resurrección, puesto que, dependiendo del historiador, le sitúan en uno u otro lugar,  pero parece haber cierta consenso en el hecho de que su primera tumba y por tanto la verdadera, es la de Betania.

San Lázaro, el patrón de las peticiones urgentes


Son muchos los cristianos que recitan una oración a San Lázaro cuando tienen peticiones urgentes y desesperadas.

En gran medida porque se considera que, a través de él, Jesús obró muchos milagros,  y por ser un ejemplo de esperanza, amor incondicional y confianza plena tanto en la fe cristiana como el cariño de Jesús.


Te puede interesar: