.
La respuesta sagrada: el oráculo

La respuesta sagrada: el oráculo

Si buscamos la definición de oráculo en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española encontramos distintas acepciones.

La primera de ellas viene especialmente referida a la Antigüedad grecorromana, en la que el oráculo era una respuesta que una deidad daba a una consulta, a través de un intermediario y en un lugar sagrado.

También se refiere a oráculo como un lugar sagrada en el que se consultaba la opinión de una deidad sobre un determinado tema.

Lee también: Activa la energía positiva con la Flor de la Vida  
 

La consulta al oráculo


Aunque todo lo relacionado con el oráculo es una mezcla de mito y leyenda, los historiadores parecen coincidir en que existía una figura llamada Pitia. La Pitia era una sacerdotisa por cuya boca hablaban los dioses y que era ella misma la encargada de recibir a los consultantes y darles la respuesta que venían buscando.
 
La pitia o pitonisa era escogida entre un grupo de mujeres caracterizadas por su buen hacer y sabiduría. Debía su vida al oráculo, donde debía vivir hasta el momento de su muerte.
 
A partir de ahí se abren infinidad de versiones disponibles. Algunos historiadores indican que era la propia Pitia quien escogía una u otra respuesta, otros que ella entraba en trance y que de su boca salían las palabras del Dios.

Demasiadas informaciones contrapuestas que sólo dejan la certeza de que lo ocurría dentro del oráculo y l a manera de hacer de la sacerdotisa es un misterio.
 
 
 

Oráculos emblemáticos


La introducción formal del tema nos da muchas pistas sobre lo qué es el oráculo y su origen. Si hacemos un viaje por la historia encontramos restos arquitectónicos de lugares sagrados donde numerosas personas se acercaban para obtener respuestas por parte de deidades sobre cuestiones básicas de su existencia.
 
A pesar de que los más conocidos son los griegos, encontramos distintos lugares sagrados con la misma función en otras cultura. Algunos ejemplos de estos oráculos son:
  • Oráculo de Delfos: En el monte Parnaso, un centro importante de culto que también servía como santuario del Dios Apolo.
  • Oráculo de Dódona: Mencionado en la Odiosea de Homero con la siguiente cita: “Odiseo se hallaba en Dodona para saber por la alta encina la voluntad de Zeus sobre si convendría que volviese manifiesta o encubiertamente al rico país de Ítaca, del cual se había ausentado hacía mucho tiempo”.
  • Oráculo de Delos.
  • Oráculo egipcio: Los más conocidos fueron los de Heliópolis y Abidos. Las consultas se hacían mediante una persona que escribía las preguntas y las dejaba en el santuario. Pasado un tiempo se devolvían las respuestas de la misma forma. 



Te puede interesar: