.
La religión yoruba

La religión yoruba

La religión yoruba tiene sus orígenes en África occidental. Gran parte de sus creyentes fueron usados como esclavos en el continente americano por lo que hubo un gran movimiento de población entre los dos continentes. A los esclavos se les prohibía tener una creencia propia imponiéndoles la conversión al cristianismo.

Lee también: La adivinación en la religión Yoruba: Diloggun

¿En qué creen los yoruba?


La religión yoruba es una doctrina animista por su creencia que afirma que todo ser natural está vivificado por un espíritu, es una religión monoteísta que solo reconoce a un dios creador de todo lo que existe. Sin embargo, de él partieron distintas energías que se encargan de cada detalle del universo.

En la religión yoruba existen los orishas, que son deidades o energías superiores que rigen nuestros destinos y son los intermediarios entre dios y los hombres. En el panteón yoruba existen 201 orishas, aunque dependiendo del país se venera más a unos que a otros.


Teología yoruba

En la religión yoruba se considera que el ser humano está formado por tres planos: ·Emí (espíritu), Orí (alma) y Ará (cuerpo). Orí es aquel que tiene el aprendizaje y la sabiduría de otras encarnaciones, que se mantiene cerrado a la conciencia de la persona hasta su muerte. El Emí es aquel que nos permite el diálogo interno, el que almacena recuerdos de esta encarnación.

 
 

El sincretismo

El sincretismo fue un proceso originado por la supervivencia de la cultura y la creencia de la religión yoruba. Para conseguir ese objetivo mezclaron elementos, funciones y dioses, en la cual los esclavos africanos fingían venerar a las imágenes cristianas. Así la religión yoruba derivó en lo que actualmente conocemos como santería.
 

Algunos preceptos de la religión yoruba


  • Tu relación con los demás es una de las ciencias de tu vida y tú necesitarás aprender a comunicarte con los demás.
  • Aprende a respetar a todos en palabra, pensamiento y acción.
  • Enfrenta, combate y destruye lo que deba ser enfrentado, combatido y destruido en tu vida. Pese a esto, el respeto debe ser el motor de tus acciones.
  • Estimula a los demás a seguir adelante, haciéndoles ver que son importantes, reconociendo públicamente los valores que encuentres en ellos.
  • Dondequiera que te lleven tus pasos, lleva en tu mente, en tus labios y en la obra de tus manos, el mensaje esperado de la solidaridad, ayudando a los demás de la manera que puedas y de una manera efectiva.
  • Lo que envíes desde ti, recuérdalo, a ti regresará. Porque los orishas no olvidan y porque todo queda escrito en la memoria de Ifá.

 

Te puede interesar: 

Ana Ana

Periodista y fotógrafa. Curiosa e inquieta, interesada en todo lo que supongo aprender cosas nuevas.

 
Artículos más recientes