.
Relaciones kármicas y las deudas espirituales

Relaciones kármicas y las deudas espirituales

Seguramente te ha ocurrido que te has encontrado con una persona con la que sientes que tienes un vínculo previo, algo que te unió en un pasado y que no sabes explicar las razones. Hablamos de las relaciones kármicas.

De acuerdo a los especialistas, se trata de almas gemelas que enfrentaron situaciones complejas en vidas anteriores, situaciones que quedaron en otro plano y no pudieron resolverse, sanarse y superarse.

En consecuencia, reaparecen nuevamente para, a través del aprendizaje y el perdón, puedan superarse los karmas y redistribuir la energía.

Es solo al deslastrarse de las relaciones kármicas cuando la vida comienza a fluir ya que cualquier tipo de relación viciada, polémica y hasta dolorosa, jamás permitirá que llegue la felicidad y la tan ansiada paz espiritual.

Pensemos en familias que durante años permanecen juntas, inclusive con descendencia y al cabo del tiempo, terminan por tomar caminos diferentes los padres.

Lee también: Las lecciones de los lazos kármicos

Podría tratarse de que el proceso de aprendizaje y crecimiento fue alcanzado y se continúa el camino. El perdón, no llega por casualidad y tampoco debe provenir del otro sino de cada uno de forma individual.

Todo este contexto nos lleva  a pensar que es necesario transitar por todas esas etapas de perdón, para poder encontrar a la persona especial y dejar a un lado las relaciones kármicas.

Cómo reconocer relaciones kármicas


relaciones kármicas

El karma es un concepto relacionado con la ley de casusa y efecto. El universo retorna a nosotros todo cuanto hacemos, buen sea de forma positiva o negativa, bondadosa o dañina.

Es así que si tenemos relaciones conflictivas, polémicas, si tu pareja te engaña permanentemente, hay miseria, pobreza, escasez;  si estamos involucrados en actos ilegales, violentos, podríamos estar ante relaciones kármicas.

Se dice que se atraen relaciones que proyectan nuestro mundo interior de una forma más profunda y de esta forma balancear lo que se conoce como “deudas kármicas”.

Cómo superar las relaciones kármicas


En lo primero que debemos pensar es en el perdón. Es este sencillo acto el que hará que cualquier cosa que haya ocurrido y que nos haya afectado, no se traslade a cualquiera de nuestras relaciones.

No se deben alimentar las relaciones kármicas con odio y negatividad.  Es necesario actuar siempre de forma espiritual y no para alimentar el ego. Es esta la principal forma de llegar al perdón.

  • Profundizar la conexión con Dios o con cualquier tipo de ente superior dependiendo de las concepciones personales.
  • Tomar decisiones definitivas que no prolongues más los vínculos ya que al hacerlo, sólo terminaremos sintiendo que es imposible terminar con la relación.
  • Proponer nuevos límites espirituales; así como en cualquier proceso de aprendizaje, siempre será posible que se vayan superando niveles espirituales y de conciencia.

También puede ocurrir que dicha continuación de vidas pasadas no sea del todo dañina o dolorosa y pueda tener cierto grado de armonía. Este no es el común denominador en todos los casos ya que, siempre habrá periodos de confusión  y conflictividad.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior. Habla con nosostros en m.me/wemystices