.
¿Conoces los beneficios de la Reflexología Podal?

¿Conoces los beneficios de la Reflexología Podal?

La Reflexología Podal forma parte de los sistemas de terapia natural zonal, que busca estimular zonas reflejas en determinadas áreas del cuerpo, para crear un proceso de sanación.
 
Las zonas reflejas representan a los órganos, con los que se encuentran conectados por vía energética o nerviosa. La Reflexología Podal trabaja con las zonas reflejas, presentes en los pies de las personas.
 
Para ello se sirve de un mapa, que muestra en los pies la posición de las zonas reflejas que representan una parte del cuerpo, y que serán activadas por los dedos del especialista, como en la digitopuntura.   
 
Existen algunas variaciones en las zonas reflejas de cada individuo. Sin embargo, el principio común de la Reflexología Podal sostiene que los órganos que se encuentran en la parte izquierda del cuerpo, se pueden visualizar en el pie izquierdo, y en el pie derecho los que se encuentran a la derecha.
 
Igualmente, los órganos pares poseen zonas reflejas en ambos pies. Los mapas de Reflexología Podal son bastante específicos, pero a manera de referencia podemos decir que la zona refleja de la parte baja de la espalda y los intestinos se encuentra cerca del talón, y la cabeza en la punta de los dedos de los pies.

Lee también: Musicoterapia
 

Beneficios de la Reflexología Podal


La Reflexología Podal como terapia alternativa, que coadyuva los tratamientos médicos y psicológicos tradicionales, ha sido empleada para combatir problemas del aparato digestivo y el sistema reproductor femenino; dolores de espalda y en articulaciones; trastornos como depresión, insomnio y estrés; y migrañas, entre otros.

Algunos de los beneficios de recibir tratamiento de Reflexología Podal, son:
  • Reducción del dolor, muscular, óseo o de los órganos 
  • Induce a la relajación 
  • Mejora la circulación, impulsos nerviosos y sistema pulmonar 
  • Ayuda en los procesos de embarazo y convalecencia 
  • Elimina bloqueos energéticos 
  • Recupera la condición de flexibilidad 

 

¿Qué sucede en una sesión de Reflexología Podal?


Los documentos más antiguos que refieren la práctica de Reflexología Podal datan del año 2330, antes de Cristo, sin embargo la versión moderna es atribuida a los estudios del doctor estadounidense William H. Fitzgerald (1872 – 1942)  sobre terapia zonal, y a la fisioterapeuta estadounidense Eunice Ingham (1879 – 1974), quien basó sus investigaciones en las zonas reflejas de los pies.
 
La duración de una sesión de Reflexología Podal puede variar de 30 a 45 minutos o 1 hora, durante la cual el paciente se encuentra acostado (vestido) en una camilla, mientras el especialista estimula las zonas reflejas en sus pies.
 
Primero, se procede a masajear la extremidad a fin de relajarla y prepararla para el tratamiento. Después se procede a ejercer presión, suave, sobre las zonas reflejas. El paciente puede sentir algunas molestias, y debe notificarlas al especialista  
 
Al finalizar, el paciente debe levantarse lentamente. En cada sesión se evalúan las sensaciones del consultante, a fin de evaluar los progresos. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes