.
La reencarnación en animales

La reencarnación en animales

Es común entre las personas el apego a las mascotas, y cuando mueren sentimos el dolor de la pérdida de un amigo. ¿Estos amigos se reencarnan? ¿Existe la reencarnación en animales?

Podemos tener la convicción, incluso hacia a los animales, de que la muerte del cuerpo físico no es sino un nuevo comienzo para otras vidas.

La especie humana no es la única de suma importancia en este universo infinito y complejo, y todo se maneja para que todas las formas de vida pueden evolucionar.

Encontrándose en el reino animal, el alma puede reencarnarse varias veces en varios grupos de especies, según el plan programático de los espíritus, cuya responsabilidad es supervisar el desarrollo de estos linajes.

Es decir, la esencia de la vida que anima hoy en día un gato puede, en algún momento de su existencia, ya haber reencarnado o haber sido programado para reencarnar en otros grupos de especies o razas.

Pero hay reglas para ser respetadas y seguidas.

Lee también: Reencarnación: misma alma, diferente cuerpo

Reencarnación en animales: la corriente espiritista


Según la información del plano espiritual de Alan Kardec, el espíritu no es retroactivo en su caminar, simplemente camina hacia la evolución.

Un animal doméstico seguramente no va a reencarnar en un animal salvaje, pues ya ha ganado “conocimientos” que lo diferencian de los hermanos de la selva.

La convivencia con la raza humana es para los animales domésticos, una gran experiencia.

Los animales, cuando nacen, conservan sólo su aprendizaje más rudimentario, la experiencia útil para su evolución, pero el peri espíritu aún se encuentra en su forma primitiva.

El animal no conserva su conciencia activa después del desenlace del cuerpo físico.

Para entrar en el mundo espiritual, su conciencia se queda durmiente, disponible para las funciones que la espiritualidad considere oportunas.

Echemos un vistazo a las enseñanzas de los espíritus en la cuestión 600 del libro de los espíritus:

“¿El alma del animal, sobreviviente al cuerpo, después de la muerte sigue en un estado errante como la del hombre?

Es una especie de error, puesto que no está unida al cuerpo pero no es un espíritu errante.

El Espíritu errante es un ser que piensa y actúa por su propio libre arbitrio y la conciencia de sí mismo es su principal atributo.

El alma de los animales no tiene la misma facultad.

El espíritu del animal es clasificado, después de su des encarnación por los espíritus competentes, y casi de inmediato destinados (a la reencarnación), no tienen tiempo para ponerse en relación con otras criaturas”.

¿El ser humano puede reencarnarse en un animal?


Para responder a esta interrogante existen diversas religiones y corrientes místicas que creen posible que exista la reencarnación en animales, gracias al plan universal, convertiéndose el ser humano en un animal o gracias a su libre voluntad por un profundo amor que tenga por una determinada especie.

Pero muchos son los detractores de estas teorías argumentando que el alma humana no retrocede en su proceso evolutivo hacia el reino vegetal o animal, y no existe la reencarnación en animales, sino más bien el hombre va alcanzando estadios superiores de desarrollo hasta alcanzar la libertad total.

Cualquiera que sea nuestra posición, el vínculo y la compasión que se puede sentir por un animal nos ayuda a nuestra evolución porque está, muchas veces relacionado con los sentimientos más puros de amor hacia nuestros “hermanos menores”.


Te puede interesar:

Igor Igor

Profesor y escritor. Autodidacta estudioso de la Astrología, el Tarot y de las Escuelas Monásticas en la historia. Practicante de Yoga, cinéfilo y poeta.