.
Recarga las energías de tus cristales y las tuyas

Recarga las energías de tus cristales y las tuyas

Cuando nos internamos en el mundo de la Magia Natural, y conocemos la capacidad de proyección que tienen los cristales, comenzamos a observarlos de formar diferente y observar sus procesos de limpieza, recarga y programación.
 
Completar estas fases con las piedras es indispensable, para garantizar que sus vibraciones estén de acuerdo con nuestros objetivos, y sean desterrados los elementos ajenos que puedan ocasionar un desvío.
 
La limpieza nos asegura que el cristal no tenga energías discordantes a la nuestra, mientras que la carga restaura la vibración natural del cuarzo, y el procedimiento de programación lo alinea con el propósito mágico.
 
Elevar el nivel energético de nuestras piedras, aumenta el propio y ayuda a reforzar la intención para la que fue o será preparado. 


Lee también: ¿Cómo limpiar mis cristales?  


El Sol



Podemos utilizar la energía del sol para recargar los cristales, simplemente dejándolos en la ventana o cualquier otro lugar donde puedan recibir sus rayos. Es importante colocarlos después del amanecer, cuando el sol está en el cielo, y recogerlos antes del atardecer.
 
Esta técnica es especialmente efectiva con el cuarzo cristal, gemas vinculadas con el elemento fuego (como cornalina, cuarzo citrino, ojo de tigre, jaspe rojo, pirita, ónix negro, ojo de gato, rodocrosita, lluvia de oro, hematites y obsidiana), y aquellas que utilizaremos en rituales que requieran energía proyectiva.
 

La Luna



Otra fuente de energía para recargar nuestros cristales es la luna, principalmente la luna llena. Dejar las piedras bajo su influencia y recuperarlas antes del amanecer, las impregna de grandes influjos psíquicos.
 
Los cristales de vibraciones receptivas (como selenita, turquesa, jade, cuarzo rosa, kunzita, turmalina rosa, howlita blanca, lapislázuli, aguamarina y ónix blanco) son particularmente sensibles a los influjos de la luna, por lo que podemos aprovechar esta predisposición y amplificar el alcance de nuestra intención.



 

La Tierra



Enterrar las piedras también constituye una buena forma no sólo de recarga, sino también de limpieza. Esta práctica puede realizarse durante 24 horas consecutivas, aunque es preferible efectuarlo durante la noche en una maceta, el jardín o un bosque con lugares de fácil identificación. 
 

Frío



Colocar nuestros cristales limpios en la nieve, o incluso en la heladera, es un método poco usado de recarga, dado que las temperaturas extremas pueden afectar la estructura de las piedras. No obstante, en caso de que se decida hacerlo, el tiempo de exposición no debe superar los 30 minutos de duración.

 

Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes