.
Conoce las propiedades de la leche de coco

Conoce las propiedades de la leche de coco

El coco goza de gran reputación en el mundo gastronómico. El aroma, sabor y textura característicos de este fruto tropical, lo convierten en el ingrediente ideal para complementar recetas de innumerables platos, dulces y salados.

En el arte culinario se aprovecha tanto la pulpa o carne del coco, como el agua que conserva en su interior (agua de coco) y el aceite extraído de la fruta, después de ciertos procesos (aceite de coco).

Uno de los productos más conocidos, derivados del fruto tropical, es la leche de coco preparada a base de agua y la pulpa triturada del coco tierno (no tostado).

La leche de coco es libre de lactosa, por lo es una de las bebidas vegetales recomendadas a las personas intolerantes a este disacárido (azúcar presente en la leche de los mamíferos).

Igualmente, es un complemento indicado en la dieta de pacientes de osteoporosis y mujeres post menopaúsicas,  dado que la leche de coco contiene un alto porcentaje de sales minerales (calcio, fosforo y magnesio).

Sin embargo, los especialistas en nutrición advierten que no se debe tomar leche de coco a diario, dado que esta bebida vegetal posee grasas saturadas, que consumidas en exceso pueden generar aumento en los valores de los triglicéridos o problemas en el sistema circulatorio.

Lee también: Beneficios de tomar leche de almendras

Composición de la leche de coco


A pesar de su elevado nivel de grasas, la leche de coco no está contraindicada para las personas que deseen bajar de peso, siempre y cuanto acompañen el régimen de alimentación con ejercicios.

Las grasas presentes en la leche de coco pueden ser metabolizadas o procesadas de forma rápida por el organismo, lo que constituye una buena fuente de energía, al igual que los hidratos de carbono que contiene la bebida.

El porcentaje de agua de la leche de coco es alto (cerca del 50%), mientras que el de azúcar es bajo (poca fructosa y glucosa). No obstante, el bajo nivel de azúcar no le resta dulzura a su sabor. Asimismo, es una bebida rica en vitaminas de los grupos B y C. Contiene pocas proteínas.

Tomar leche de coco previene contra las enfermedades de tipo infeccioso o viral, dado que entre los componentes presentes en su composición se encuentra el ácido láurico, principio activo de la monolaurina: un compuesto antimicrobiano.

Prepara leche de coco en casa


Es posible adquirir leche de coco en tiendas naturistas y algunos supermercados, donde se comercializan versiones envasadas (en lata).

En estos casos, consulta siempre la etiqueta para conocer los valores nutricionales, la composición del producto (para detectar ingredientes no naturales o conservantes), y la fecha del vencimiento.

Otra forma de conseguir leche de coco, es prepararla artesanalmente en casa. Existen muchas recetas para ello, algunas exigen bastante laboriosidad y otras son más simples.

Una de los procedimientos más sencillos para preparar la leche de coco, requiere que abras un pequeño agujero en el coco y extraigas el líquido de su interior (el agua) por completo.

Cuando se haya vaciado (completamente), abre el coco y extrae la carne o pulpa de su interior. Coloca la pulpa del coco en la licuadora, agrega un poco de agua y licua, hasta obtener una consistencia similar al yogurt.

La textura o consistencia de la leche de coco puede variar, de acuerdo a la cantidad de agua que le agregues, pero lo ideal es que se mantenga cremosa. Una vez preparada la mezcla, déjala reposar por unos 15 minutos.

Posteriormente, cuela (o filtra) la bebida utilizando un tamiz o colador de tela. Reserva la leche de coco en el frigorífico (nevera), dentro de un recipiente cerrado herméticamente. Está lista para ser usada.

El residuo o borra del coco, resultante del proceso de filtrado, puede ser utilizado en la preparación de galletas o decoración de platos.

Tip adicional

La leche de coco preparada artesanalmente (en casa) puede permanecer guardada en la nevera por un período no mayor a 5 días. La versión enlatada, debe ser guardada en un lugar fresco hasta el momento de su uso, teniendo siempre en cuenta la fecha de vencimiento.

Si por casualidad, abres la lata de leche de coco y no utilizas todo su contenido, coloca el líquido restante en un recipiente que puedas cerrar herméticamente, y guárdalo en la nevera. Úsalo en los próximos tres días, o caducará.

Usos de la leche de coco


Puedes utilizar la leche de coco como base para bebidas como la piña colada; dulces típicos de Venezuela como majarete o arroz con coco; platos salados propios de la cocina colombiana y venezolana (chivo en coco, carnes, pescado) y muchas otras variantes.

Igualmente, es posible utilizar la leche de coco como sustituto de la crema de leche (es libre de colesterol); base de batidos de frutas (extra cremosos); recetas típicas de Indonesia, o a donde te lleve tu imaginación.

En tratamientos de belleza, algunos estilistas utilizan la leche de coco como acondicionador para el cabello; exfoliante corporal (combinado con azúcar sin diluir); y tratamientos para hidratar la piel.


Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.