.
Propiedades esotéricas del coral

Propiedades esotéricas del coral

El coral es una piedra orgánica, es decir, posee un origen animal y no mineral.

El coral es el exoesqueleto de grupos de organismos marinos antozoos (pólipos) que, unidos, pueden formar arrecifes, atolones y bancos de coral.

Las variedades de coral más buscadas son el coral negro y el coral rojo (claro y oscuro); sin embargo, es posible encontrar especímenes de otras tonalidades, como rosado, blanco, y gris.

Asociado con el planeta Venus y el elemento agua, el coral es considerado una piedra receptora de energía (receptiva). En la cristaloterapia y otros métodos de sanación holística, se le vincula con el despertar del primer chakra (Muladhara).

Como amuleto, el coral puede ser utilizado por individuos de cualquiera de los 12 signos del Zodiaco; pero es particularmente afín a la energía de los nativos de Piscis, Libra y Tauro.

Lee también: Amuletos y Protección Espiritual

¿Por qué usar coral?


Desde la antigüedad, el coral es considerado un eficaz protector contra el mal de ojo (en especial el que se dirige a los niños), enfermedades y hechos violentos (robos, accidentes y otros).

De la misma forma es recomendado para aquellas personas que enfrentan situaciones difíciles, como depresión, ataques de pánicos y nerviosismo, dado que propicia la ternura, la serenidad, la paz, el amor, la sabiduría, la buena suerte y la concentración mental.

Algunas culturas consideran de mala suerte llevar corales y objetos marinos al hogar, pero para otros pueblos es un símbolo de fortuna. En estos casos es conveniente, tener como referencia la propia experiencia personal, antes de tomar una decisión.

Ritual del coral para la buena suerte


El escritor y especialista en Magia Natural, Scott Cunningham (1956 – 1993), en su libro “Enciclopedia de Cristales, Gemas y Metales Mágicos” (2005), recomienda un pequeño ritual para atraer la suerte al hogar, utilizando coral.

Para ello, es necesario tomar una pieza de coral (del tamaño que te sea más cómodo)  y tocar con ella todas las paredes, puertas y ventanas de la vivienda, mientras caminas en el sentido de las agujas del reloj (de izquierda a derecha).

Finalizado el ritual, coloca la pieza de coral en un lugar especial, puede ser en la sala o el comedor, complementando algún adorno del lugar.

Importante: si por algún motivo la pieza de coral se rompe, no intentes repararla. Sustitúyela por una nueva pieza. El espécimen de coral roto, junto a los trozos resultantes, debe ser arrojado al mar.

Si en tu lugar de residencia no tienes acceso cercano al mar, guárdalo en una bolsa oscura y deséchalo en un contenedor de desperdicios.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.