.
Aprende a preparar tus propios amuletos mágicos

Aprende a preparar tus propios amuletos mágicos

Protegernos, atraer el amor y la prosperidad, mantener la buena salud, son algunos de los objetivos más populares, a la hora de realizar rituales y hechizos. Sin embargo, existen otras formas de captar este tipo vibraciones para nuestro beneficio, a través de los amuletos y talismanes.

Los amuletos han existido desde tiempos remotos, convirtiéndose en uno de los objetos más antiguos en la historia de la humanidad. Su uso de forma positiva puede reconfortarnos, en medio de las dificultades.

Podemos comprar amuletos, obtenerlos a través de un regalo o bien confeccionarlos nosotros mismos, lo que les da un poder vinculante especial, dado que están relacionados con nuestra historia y nuestro objetivo, desde el primer momento.

Lee también: Consagra tus amuletos con la fuerza del Pentáculo

¿Cómo preparar un amuleto mágico?


Preparar un amuleto - Fase I

Lo primero que debemos determinar, antes de elaborar nuestros amuletos, es el objetivo mágico que nos ayudarán a conseguir, como atraer el amor, conseguir prosperidad o estabilidad laboral, mejorar la concentración, mantener la buena salud, y otros.

Establecido nuestro propósito, pasamos a ubicar el lugar o espacio en el que instalaremos los amuletos. Pueden ser para el hogar, la oficina, alguna habitación en particular como el dormitorio o la cocina, nuestra cartera, nuestro vehículo o para portarlo con nosotros.

Ahora seleccionemos los símbolos (brincos, cristales, metales, cuerdas, cadenas y otros) que se relacionan o identifican con lo que queremos conseguir. Por ejemplo: un trébol de cuatro hojas para la buena suerte, una cruz egipcia para la sabiduría, etc.

En este punto es importante elegir accesorios que tengan significado para nosotros. Si relacionamos el color azul con la protección del Arcángel Miguel, podemos confeccionar un amuleto con una estampa de este guía espiritual, un cordel azul y un cuarzo cristal, para potenciar la conexión.


Preparar un amuleto - Fase II

Tomemos como ejercicio la preparación de un amuleto propio, para obtener la estabilidad en el empleo. Será de uso personal, es decir, lo tendremos en contacto con nuestro cuerpo la mayor parte del tiempo, mientras cumple su función.

Hasta el momento determinamos el objetivo y la ubicación del amuleto, ahora seleccionamos los símbolos que nos ayudaran. Como hablamos de la parte profesional y debe estar en contacto con nuestro cuerpo, sería provechoso utilizar una cadena de metal para unir los dijes (puede ser de cualquier tipo de metal, no necesariamente oro, plata o acero, también puedes usar un hilo o cordel, si el metal hace reaccionar tu piel).

Escogemos los símbolos propicios. En este sentido es recomendable utilizar números impares de accesorios: 1, 3, 5, 7 y 9. Los números 3 y 7 son considerados entre los más beneficiosos a la hora de crear amuletos.

Para este caso emplearemos 3 accesorios:
  • un cristal o cuarzo de los llamados Lluvia de Plata (conocido por ser potenciador de la estabilidad laboral);
  • un brinco que represente tu profesión (una balanza para abogados, una pluma para escritores, un símbolo musical para músico);
  • y otro brinco que te represente (la letra inicial de tu nombre, un animal con el que te sientas identificado) o bien que te genere sensación de protección (Mano de Fátima, Cruz Egipcia, Medalla de algún santo patrono).

Preparar un amuleto - Fase III

Una vez completadas las dos primeras fases, procedemos a limpiar y purificar los elementos que utilizaremos. Podemos hacerlo con incienso o pasándolos por agua corriente, dependiendo de nuestra preferencia y del material en el que estén hechos los símbolos.

Luego dejamos los elementos expuestos a la luz del sol por un día (también puede ser a la luz de la luna, depende del objeto del amuleto). Finalmente lo colocamos ante el altar de nuestra deidad, si lo tenemos, o en un lugar apartado de nuestro hogar, y solicitamos nuestro deseo y que el mismo se vea representado en el amuleto.

Esta parte del proceso puede durar 24 horas o más, de acuerdo a tu preferencia. Concluido el ciclo, puedes utilizar tu amuleto con confianza. No olvides, que durante todo el proceso de confección del amuleto, es necesario que mantengas un flujo de pensamientos positivos y concentrados en tu objetivo mágico.

Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes