.
Las Pléyades, la morada de los dioses en la constelación del Toro

Las Pléyades, la morada de los dioses en la constelación del Toro

El hombre las lleva observando desde la noche de los tiempos. Aunque las Pléyades están formadas por 74 mayores, lo cierto es que las que más importancia tienen al verse a simple vista son las famosas Siete Hermanas o Siete cabritillas.

En este grupo de estrellas hay que tener en cuenta el detalle del número esotérico 7, el cual está relacionado con el simbolismo bíblico de tal número, que posee una significación de totalidad. En la mitología griega, las Pléyades eran siete hermanas, hijas de Atlas y Pleione, que se transformaron en esas míticas estrellas que podemos observar desde la Tierra.

En griego Pléyades significa palomas. La leyenda cuenta que el cazador Orión las perseguía y éstas pidieron ayuda a Júpiter, quien las transformó en palomas para escapar. En la creencia cristiana la paloma simboliza el Espíritu Santo.

Lee también: Constelaciones de los signos: descubre qué representa tu constelación

Distancia de las Pléyades


Pléyades

La distancia de este cúmulo estelar respecto a la Tierra es de 450 años luz.
Se encuentran contenidas en un espacio de 30 años luz. Son relativamente jóvenes, con apenas unos 100 millones de años y están situadas en la constelación del Toro.

La importancia de las Pléyades en diversas civilizaciones


En las tablillas de los sumerios aparecen ya reflejadas bajo el nombre de Mulmul, que significa el astro. Desde los babilonios hasta los indonesios, cuando aparecían en el horizonte antes de salir, el sol las convertía en instrumento para medir el tiempo y les servían como punto de partida para el calendario agrícola. Los babilonios las consideraban como dioses de la suerte, los sebittu.

Las Pléyades fueron también muy importantes para la civilización egipcia. Según sus creencias, el hombre había sido creado en el preciso momento en el que el Sol estaba alineado con las Pléyades.

Marcaban el punto de entrada de la primavera y poco a poco se desplazaban hacia la constelación de Aries. Incluso señalaban su estrella más brillante, Alcyone, como lugar de la Gran Diosa Madre.

Las construcciones aztecas eran alineadas cósmicamente con la las Pléyades, a la cual realizaban cultos cada cierto tiempo. Las llamaban Tianquiztli, cuyo significado es lugar de reunión. El inicio y fin de los ciclos de su calendario lo basaban en función de una determinada posición de este cúmulo estelar.

Por otro lado, los indios norteamericanos relatan en sus leyendas que el gran jefe Cinta Larga vive eternamente en ellas como premio por guiar a su pueblo desde otro mundo a la Tierra a través de la Vía Láctea.

Las Pléyades están formadas por un grupo de estrellas situadas en la constelación del Toro, a simple vista se ven las siete más importantes.


También te puede interesar: