.
Planetas enanos y su influencia en la astrología

Planetas enanos y su influencia en la astrología

Los planetas enanos son aquellos cuerpos celestes con un tamaño menor a los planetas, pero mayor que los asteroides. Asimismo, se caracterizan por tener su propia gravedad, orbitar alrededor del Sol y no fungir como satélite.

Los astrónomos han identificado cinco planetas enanos en nuestro sistema solar, que cumplen con estas características (y otras más específicas): Plutón, Eris, Ceres, Makemake y Haumea.

Actualmente, en el estudio de la astrología moderna, solo se considera la influencia de tres planetas enanos: Plutón, Eris y Ceres. Los dos primeros con impacto generacional, además de individual.

Cabe destacar que Plutón pasó a la categoría de planeta enano, en el año 2005, debido a la aparición de Eris que, haciendo gala del nombre de la diosa de la discordia, cambió las reglas de la clasificación de los cuerpos celestes.

No obstante, los astrólogos modernos continúan dando a Plutón la misma importancia otorgada a los planetas principales, en especial aquellos que reciben la denominación de espirituales o transpersonales (Urano, Neptuno y Plutón).

Lee también Tu planeta regente según tu signo del zodiaco

¿Qué significan los planetas enanos en la astrología?


Planetas enanos

Como ya fue mencionado, la astrología moderna contempla principalmente tres planetas enanos (Plutón, Eris y Ceres), considerando su influencia tanto desde el punto de vista individual como colectivo, (en el caso de Plutón y Eris).

A continuación, se detalla brevemente la energía asociada a cada uno los planetas enanos, según los principios de la astrología moderna:

Plutón

A pesar de su ingreso a la categoría de planetas enanos, los astrólogos continúan observando a Plutón como un planeta espiritual o transpersonal, con la misma influencia que Urano y Neptuno.

Plutón era el nombre que los antiguos romanos daban a Hades, el dios de la muerte y soberano del Inframundo, pero también dueño de las riquezas que se encuentran bajo tierra, como los minerales preciosos.

Este planeta enano se detiene en cada signo, por un período de 12 a 32 años, tardando más de 240 años en dar la vuelta completa al zodiaco, (su fase de retrogradación ocurre una vez por año).

La energía de Plutón está asociada con lo que permanece oculto, la transformación, la regeneración después de la destrucción, las obsesiones, la sexualidad, la muerte, los sentimientos negativos (envidia, celos rencor), el poder personal, los temas tabú, el abuso (físico y emocional) y el esoterismo.

La presencia de Plutón en la carta astral no debe ser entendida como maléfica o negativa, por el contrario, el planeta de las riquezas muestra aquellas partes oscuras de la personalidad para que puedan ser transformadas (transmutadas) en algo positivo (eliminar para iluminar).

Eris

Este planeta enano recibió su nombre por la antigua diosa guerrera Eris, divinidad griega de la discordia, y desde su presentación oficial en el año 2005 (fue detectado en el 2003), no ha dejado a nadie indiferente, haciendo que Plutón perdiera su lugar en la categoría de planetas principales, y elevando a Ceres de posición.

Eris demora 126 años en cada signo, (recorrer el zodiaco completo le lleva 1512 años). Actualmente, se encuentra en Aries, donde ingresó en la década de los años 20 y permanecerá hasta el 2036.

La energía de Eris se encuentra asociada con la reivindicación de lo femenino ante el machismo y las culturas patriarcales, (su aparición cambió la posición de Plutón y elevó a Ceres, el planeta enano madre), la lucha contra el conformismo y las imposiciones.

Asimismo, se le relaciona con la destrucción que precede la creación de nuevas estructuras, los cambios de identidad, el autoconocimiento, la individualidad, la afirmación, el desequilibrio, la independencia, el feminismo, los avances tecnológicos, el rigor científico, y la publicidad engañosa.

Eris es intuitiva, caprichosa, desobediente, implacable, autoritaria e imprevisible, por lo que muchas veces se le tacha de inconveniente; sobre todo porque expone aquellos aspectos de la personalidad, que preferimos mantener en la sombra.

Debido a que los tránsitos de Eris son lentos (126 años en cada signo), es necesario identificar la casa que ocupa en la carta astral, a fin de determinar su influencia en el individuo, y cómo integrar la energía.

Ceres

Conocido previamente como el asteroide madre, antes de ascender a la categoría de planeta enano, Ceres representa el amor incondicional, la productividad, la dependencia, cómo cuidamos (nutrimos) a otros o defendemos lo que nos resulta querido.

Ceres también es asociado con lo cotidiano, la tradición, la capacidad laboral, y la sabiduría ancestral femenina. Este planeta enano tarda 4,6 años en recorrer el zodiaco, deteniéndose cerca de 2 meses en cada signo, (la fase de retrogradación se produce cada 15 meses).

El movimiento de Ceres es mucho más rápido que el de Plutón y Eris, por lo que sus efectos son vistos más desde la óptica del individuo, que del colectivo.


También te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices