.
Parvati, la diosa del poder, el amor y la devoción

Parvati, la diosa del poder, el amor y la devoción

El hinduismo es la tercera religión más importante del mundo, por detrás del cristianismo y el islamismo. Entre sus múltiples dioses está Parvati, cuyo significado es Hija de la Montaña.

Es la representación del prakriti, la energía cósmica que muere pero vuelve a renacer y además permanece continuamente unida con el purusha, el espíritu, así como con la Conciencia Pura. Es esposa del dios Shiva y madre de Ganesha.

Su misión es proteger los nacimientos, la producción, los sueños y la magia. Junto a su esposo Shiva constituye una misma realidad contemplada desde diferentes ángulos. De esta manera, al igual que no podemos separar la blancura de la leche o el calor del fuego, tampoco podemos hacerlo con Shiva y Parvati. Son inseparables.

Lee también: Ganesh: Origen, mantras y fiestas de la deidad hindú

 

La energía creativa de Parvati


parvati

Esta deidad tenía como nombre de soltera Uma y era hija del dios Himavan, el dios de los Himalayas. Su gran belleza hizo que fuera desposada por Shiva y tuviese como hijo a Ganesha, que tiene cabeza de elefante.

Al ser hija de los Himalayas es blanca como la nieve que corona las cimas de esta cordillera. Representa la feminidad, por lo que exalta todas aquellas cualidades del sexo femenino. Se puede manifestar de diferentes maneras, siendo las más conocidas Durga y Kali.

Como dijimos antes, representa la energía cósmica que no puede ser separada nunca de Shiva, que es la conciencia pura. Son la dualidad del universo existente formado por espíritu y materia.

En algunas tradiciones hindús aparece como la hermana de Vishnú. Su nombre deriva del sánscrito Parvata, que significaría Ella la de la montaña, refiriéndose a su padre, Himavat, el dios de los Himalayas.

Es diosa del amor, la devoción y el poder. Este poder, denominado Shakti, constituye la energía vital que anima a los dioses, a los hombres y a los animales. Si no la tuvieran resultarían seres impotentes e inertes. Es considerada generalmente como la encarnación de Adi Parashakti, que es la energía femenina, etérea y absoluta, y diosa principal de todas las demás deidades femeninas.

Parvati puede mostrarse tanto como una diosa que simboliza el amor o bien como diosa de carácter guerrero, el caso de Durga, o incluso como Kali, que sería la manifestación más agresiva y violenta.

La forma en la que suele representarse es variada, unas veces con dos brazos y pechos descubiertos y un loto azul en la mano, al lado de Shiva, en otras ocasiones sin embargo aparece en solitario, con cuatro u ocho brazos  y montando en un león.

Dentro del hinduismo, Parvati representa la energía cósmica, esa naturaleza cambiante que muere y vuelve a renacer y que va unida al espíritu eterno.

 


También te puede interesar: