.
Oraciones poderosas a Dios, descubre cómo puedes sanar tu alma

Oraciones poderosas a Dios, descubre cómo puedes sanar tu alma

Hay muchos tiempos de oraciones y queremos presentarte algunas de las oraciones poderosas a Dios.

El cristianismo considera la oración como petición al Señor de bienes conformes a su voluntad. Considera el acto como un don de Dios que sale al encuentro del hombre, del hijo, permitiéndole encontrar la paz y la calma que ansía.

Siguiendo esta premisa la oración en el cristianismo debe ser realizada a diario para que sea efectiva.

Lee también: Oración de la mañana para comenzar bien el día

A Orar se aprende orando


Si estás iniciando en esta práctica es normal que te preguntes cómo puedes empezar. Lo cierto es que parece no haber milagros en este sentido y aprenderás a medida que lo pongas en práctica.

Aprenderás a orar orando. Puedes comenzar con una oración sencilla, no muy larga, e ir repitiéndola a diario, en un lugar tranquilo en el que puedas poner toda tu concentración en lo que estás haciendo.

¿Qué se siente al orar?

Al pronunciar una de las oraciones poderosas a Dios cada persona siente algo distinto. Por tanto eres tú mismo el que tienes que experimentar la sensación.

Lo que sí tienen en común las personas que oran es una necesidad de comunicarse con Dios, bien sea porque están en una situación extrema o simplemente porque quieren estar en contacto con el ser al que tienen devoción.

¿Para qué sirven las oraciones poderosas a Dios?

Siguiendo la creencia cristiana, las oraciones poderosas a Dios purifican. En momentos de debilidad proporciona la fuerza necesaria.

También incrementa la vida espiritual que, al fin y al cabo, es el fin de un cristiano que se considere a sí mismo como tal.

Oraciones poderosas a Dios


Si hemos introducido este artículo con algunas claves de las oraciones poderosas a Dios, ahora es momento de ponerlas en práctica.

Oraciones poderosas a Dios

Oración poderosa a Dios para sanar el alma

Espíritu Santo sana mi alma, lleva todos y cada uno de los niveles, cargas y aspectos de mi ser a éste origen.

Adelántate en el tiempo para curar cada incidente, de acuerdo a la voluntad de Dios.

Hasta que llegues a mi presente lleno de la luz, verdad, del amor y de la paz de Dios.

Con perdón total y amor incondicional.

Ven lleno de perdón para cada persona, lugar, circunstancia y hecho que contribuyeron a éste pensamiento negativo de enfermedad.

Con perdón total y amor incondicional, elimino este viejo sentimiento y lo libero ahora.

Permito que desaparezcan rápidamente los problemas físicos, mentales, emocionales y espirituales.

Destierro todo pensamiento inapropiado, basado en los viejos sentimientos negativos.

Gracias, Espíritu Santo, por venir en mi ayuda para conseguir la medida total de mi creación.

Oración al padre

¡Señor, ya no soy más un niño! Tengo la impresión de que estoy llegando a la plenitud de mis días.

Mi hogar, mis hijos, mi mujer, mi trabajo, me dicen que ya realicé alguna cosa. Hoy dirijo mis ojos hacia los hijos que tu bondad me concedió.

¡No puedo esconder la alegría incontenible de ser padre! Cuando nació mi primer hijo, mi corazón casi explotó de alegría. Después vinieron otros y otros, y la alegría continuó.

¡Señor, en este día yo te doy las gracias por los hijos que me diste! No puedo esconder, en esta hora, una cierta preocupación.

¡Ellos son tan frágiles, tienen tantas riquezas escondidas en esa fragilidad!

De noche, cuando están durmiendo, voy a contemplarlos en su dormitorio. Cierro mis ojos y pienso en el futuro.

¿Quiénes serán ellos? ¿Qué les reserva la vida? Quiero ser amigo de mis hijos, quiero escucharlos, quiero servir a cada uno de llos.

Quiero reir cuando estén riéndose. Quiero llorar con ellos.

Señor, haz que yo sepa respetar la personalidad de cada uno de ellos.

Haz, Señor, que yo sea paciente y comprensivo.

En este día, imploro tus más ricas bendiciones para los hijos de mi vida.

Amén


Te puede interesar: